El Comercio

«Más del 50% de las intervenciones de cirugía son de pared abdominal»

Pilar Hernández Granados, ayer durante su visita a Avilés.
Pilar Hernández Granados, ayer durante su visita a Avilés. / MARIETA
  • «Todo el mundo debe hacer las operaciones simples, pero las complejas deben reservarse para los expertos»

  • Pilar Hernández Granados Coordinadora sección de Pared Abdominal de AEC

La cirujana Pilar Hernández Granados es la coordinadora de la sección de Pared Abdominal de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), la principal sociedad científica de esta especialidad en España. Ayer fue una de las ponentes en las Jornadas sobre Cirugía Abdominal y de Hernia en el Hospital San Agustín.

Casi 200 cirujanos han pasado por el congreso de Avilés para formarse y debatir sobre la cirugía de la pared abdominal y la hernia. ¿Qué significa para usted como máxima responsable de esta cirugía en la principal sociedad científica de cirujanos de España?

La cirugía de pared abdominal ha pasado de ser la gran olvidada a ser una especialidad importante y reconocida. En todos los hospitales de todos los niveles se hace cirugía de pared abdominal. Podrá no hacerse un transplante, pero una hernia inguinal o una eventración se opera en todas las partes del mundo. Cuanto mejor lo hagamos y más difundamos nuestros conocimientos, los resultados serán mejores. Esto repercutirá directamente en la calidad de los pacientes, en la atención que reciben.

¿De qué número de intervenciones hablamos?

Es más del 50% de todas las operaciones que se hacen en cualquier servicio de Cirugía que no esté compartimentarizado. Operamos a muchísimos pacientes todos los años. Cada año, por cada 100.000 habitantes se operan entre 300 y 400 hernias. Es un volumen muy grande.

¿Habría que plantearse como objetivo que los servicios de Cirugía contasen con unidades de Pared Abdominal o debe seguir siendo una parte más de la actividad de cada cirujano?

Los casos simples los debe seguir haciendo todo el mundo. Hablo de una hernia inguinal tratada adecuadamente con una malla, la puede hacer todo el mundo porque es una cirugía sencilla y fácil. Pero las intervenciones complejas, como grandes eventraciones, grandes defectos de pared abdominal, debe pasar a manos de gente que las sepa hacer. Ya sea en una unidad o con un cirujano de referencia en servicios donde no haya unidades.

¿Y si no existe ese experto?

Debes enviar a los pacientes a sitios donde se pueda resolver ese problema. No intentar hacerlo con tu falta de experiencia, escaso conocimientos, poca formación o escasa disponibilidad de recursos.

¿Pero no existe una barrera mental para desplazarse unos kilómetros para una operación?

Entre los pacientes, pero también entre los profesionales, que tienen reticencias sobre la marcha de un paciente de un hospital. Hoy en día, con la facilidad de desplazamientos es fácil que los pacientes acudan a centros de referencia para cirugía extremadamente compleja. En cada comunidad autónoma puede haber uno o dos, depende de sus características. No es lo mismo Asturias que Andalucía.

En Madrid tienen experiencias.

Hay experiencias de colaboración inter-hospitalaria entre los doctores López Monclús y García Ureña. Pero son ellos los que se mueven, no los pacientes. Es un germen.

¿La cirugía mínimamente invasiva es el siguiente paso?

Al igual que la laparoscopia empezó con mucha fuerza, pero la ha ido perdiendo. Se usa para casos muy concretos, muy pequeños. El mayor reto es la prevención, especialmente cuando se ha operado una pared abdominal.