El Comercio

Un curso político clave para el futuro de Avilés

El Ayuntamiento inicia el nuevo curso político este mes, el segundo año de mandato, con el debate económico como primer punto a abordar.
El Ayuntamiento inicia el nuevo curso político este mes, el segundo año de mandato, con el debate económico como primer punto a abordar. / MARIETA
  • El Plan del Casco Histórico y el desarrollo de la Isla de la Innovación, principales asignaturas sobre la mesa

  • La composición de la Corporación, con un gobierno en minoría, obliga a alcanzar acuerdos en los temas más relevantes

El presupuesto de 2017, la difícil situación de la Concejalía de Festejos, la aprobación del Plan Especial del Casco Histórico o el desarrollo de la Isla de la Innovación son algunas de las asignaturas troncales que figuran en la agenda del nuevo curso político municipal, el segundo de la presente legislatura. Sobre la mesa se extiende un amplio abanico de temas, algunos pendientes de otros ejercicios, y la nota final no sólo será determinante para definir lo que resta de mandato, sino también el futuro a medio y largo plazo de la ciudad.

Con una Corporación más fragmentada que nunca y un gobierno en minoría -el PSOE tiene ocho concejales sobre veinticinco- la situación requiere que los actores cuenten con cintura suficiente para llegar a acuerdos. Los socialistas apelan al diálogo y reclaman una profunda reflexión, mientras que la oposición reprocha déficit negociador y le exige que se defina. «O mira para la izquierda o para la derecha, para los dos lados al mismo tiempo no se puede», advierte Alejandro Cueli, de Izquierda Unida. Cuenta con tres concejales y en no pocas ocasiones forma frente común con los cinco de Somos y el único representante de Ganemos, Agustín Sánchez, los tres partidos situados en el ala izquierda.

En el otro lado se sitúa el PP, numéricamente la segunda fuerza política de la Corporación, seis concejales. La esencia del mensaje que lanza su portavoz, Carlos Rodríguez de la Torre, es la misma, aunque con otro formato. «El PSOE tiene que decidirse. O pacta con la izquierda radical o con un partido moderado y constitucionalista», reclama. La Corporación la completa Carmen Soberón, a día de hoy la única representante de Ciudadanos tras la obligada marcha del hasta entonces jefe de filas, Juan Cuesta, cuya silla aún no ha sido ocupada ya que no ha renunciado a su cargo de concejal.

El primer debate que se dibuja en el horizonte cercano es el de las ordenanzas que establecen las tasas, los precios públicos y los impuestos locales, la piedra angular que sustentará el presupuesto municipal del próximo ejercicio. El de este año «ya está prorrogado y es imprescindible contar con uno que permita a la ciudad afrontar los retos que tenemos por delante», resalta el portavoz socialista, Luis Ramón Fernández Huerga. Apela al diálogo y pide a la oposición «que abandone el afán obstruccionista que exhibió en el último Pleno», en el que el gobierno se vio obligado a retirar un paquete de facturas devengadas de otros ejercicios.

Algunas correspondían al área de Festejos, en el ojo del huracán a raíz de unos pagos irregulares con firmas falsas incluidas desvelados por este periódico que ponen en peligro la continuidad de su titular, Ana Hevia. Es uno de las 'patatas calientes' que tiene entre manos la alcaldesa, Mariví Monteserín, quien en el referido Pleno aseguró que el informe que sobre el asunto elabora Intervención está en su recta final y que este mismo mes lo dará a conocer al resto de grupos.

Fernández Huerga subraya que el PSOE ya ha llegado a acuerdos con la oposición en asuntos de calado y no es necesario irse muy atrás en el tiempo para hallar precedentes. El pasado mes de mayo consensuó con el PP un plan de inversiones por importe de 6,1 millones de euros que se concreta en setenta y tres actuaciones, en buena parte relativas a obras de mejora, renovación y mantenimiento de calles, instalaciones deportivas, alumbrado público y edificios municipales, propuesta que a la postre salió adelante por unanimidad.

PSOE y PP también acordaron este mismo año el Plan Especial de Mejora y Reforma del Casco Histórico, que entre otras actuaciones incluye recuperar parte de la muralla medieval de Avilés, así como el presupuesto de 2015. De ahí que el portavoz socialista hable de «encuentros y desencuentros» y apele a la coherencia.

«No se puede estar en la construcción y en la obstrucción. Nosotros tomamos en consideración la oferta de diálogo que expuso el PP para intentar llegar a un acuerdo sobre presupuestos, pero se hizo a destiempo. El día anterior bloqueó el pago de unas facturas», dijo en alusión al paquete que incluía las de Festejos. «Es necesario un cambio de actitud por parte del PP», reflexionó el portavoz socialista.

Más tiempo

Carlos Rodríguez de la Torre, portavoz popular, tira de hemeroteca. «Lo que se espera de este curso político es que las intenciones que manifestó el gobierno socialista cuando tomó posesión se hagan realidad. Dijo que iba a ser la legislatura del diálogo, que íbamos a tomar juntos muchos cafés, pero el diálogo brilla por su ausencia. Las propuestas que presenta el PSOE son cerradas y llegan apenas cuatro días antes de los Plenos, sin tiempo para negociar. Nosotros estamos dispuestos a llegar a acuerdos por el bien común, sin intereses partidistas, no como el PSOE, que parece que estar a expensas de lo que digan sus superiores de Madrid». Además, entiende que el presupuesto «tiene que dar una vuelta a temas importantes que no se están haciendo bien, desde las inversiones hasta las ayudas a emprendedores o a la promoción de ciudad». En este último apartado alude a las recientes fiestas de San Agustín. «Han sido pobres, el fiel reflejo de la situación en la que se ha metido Festejos por no tener una dirección correcta», dijo De la Torre.

Somos, por su parte, pide a los socialistas «que se den cuenta que no tienen compañeros de juego y que es así por su prepotencia» al tiempo que le recrimina que «hasta ahora su estrategia consiste en no llegar a acuerdos con nosotros».

De cara al debate de las ordenanzas fiscales su portavoz, David Salcines, avanza que en la línea del año anterior «vamos a defender unas ordenanzas fiscales progresivas, sobre todo en el Impuesto de Bienes Inmuebles». También advierte de «un cambio legislativo que impide que un presupuesto prorrogado, como es el caso del de Avilés, pueda ser aprobado por resolución de Alcaldía, como sucedía hasta ahora. Tiene que pasar por el Pleno, y esperamos que el PSOE se acerque más a nosotros que al PP, como ha hecho hasta ahora. Es lo que prefieren, ellos sabrán».

Salcines se refiere por último a la situación de Festejos. «Seguimos esperando. Nos dijeron que el informe estaría listo en junio, y estamos en septiembre y seguimos esperando. El tema está en los juzgados, y cuando menos la concejala tendría que haber dado ya explicaciones. Es un tema prioritario que dará mucho que hablar en los próximos meses», vaticina el portavoz de Somos.

Por su parte, Alejandro Cueli insiste en que el gobierno «tiene que empezar a dialogar con quien quiera y abandonar ese ordeno y mando, porque con ocho concejales no se puede gobernar. Nosotros estamos dispuestos a apoyar políticas de izquierdas, pero quien decide es el PSOE, y hasta ahora siempre se ha decantado por la derecha. Pueden escenificar riñas y pataletas, pero casi todos los acuerdos los ha cerrado con el PP».

En lo que al presupuestos se refiere, «primero vamos a escuchar y después haremos nuestras propuestas. Lo que sí avanzamos ya es que queremos que los debates de la ordenanzas y del presupuesto se hagan en un único Pleno. Es lo lógico», concluyó el portavoz de IU.

La concejala de Ciudadanos, Carmen Soberón, también reclama «acuerdos» de cara al presupuesto y pide que la Corporación se centre «en los temas que afectan a Avilés y no se pierda el tiempo en debates estériles sobre asuntos ajenos a nuestras competencias». Con respecto a asuntos pendientes, «la lista es larga. Hay que encontrar nuevas fórmulas para que los planes de empleo sean eficaces, abordar la situación medioambiental, a mi juicio prioritaria, y encontrar muchos puntos de acuerdo. A veces se dan situaciones penosas», concluye Soberón.

Agustín Sánchez, de Ganemos Avilés, anuncia que los presupuestos «tienen que marcar un punto de inflexión y abordar los problemas fundamentales de la ciudad», entre los que destaca los accesos rodados. «Nosotros presentaremos proyectos ambiciosos y muy concretos», anuncia.

La tramitación del Plan Especial del Casco Histórico ha recibido catorce alegaciones y una vez resueltas el documento regresará al Pleno para su aprobación definitiva. El acuerdo fue posible inicialmente y si no hay sorpresas debería repetirse en el segundo Pleno en el que se aborde la cuestión.

El punto más relevante de este documento urbanístico es sacar a la luz restos de la muralla medieval en el entorno de la iglesia de San Antonio de Padua y la capilla de Los Alas, pero no el único. El documento, que también prevé, entre otras actuaciones, rehabilitar la antigua casona de Carlos Lobo, ordenar el primer tramo de la calle de Los Alas y ampliar la plaza de José Martí, abrir un nuevo pasaje de acceso al parque Ferrera desde Rivero, restaurar del edificio protegido situado en el número 23 de la calle Galiana, desarrollar un equipamiento privado en la antigua guardería 'Los 7 enanitos' y actuar en el tramo de Marcos del Torniello comprendido entre los números 16 y 31 para eliminar, mediante la alineación de fachadas, el 'martillo' que se forma a la altura de la plaza de El Carbayo.

El Parque Científico y Tecnológico Avilés Isla de la Innovación es uno de los principales retos que afronta la ciudad. Aspira a aglutinar en el entorno del Niemeyer un conglomerado de empresas innovadoras basadas en tecnología y de empresas con alto valor añadido aprovechando los recursos que ofrecen el Centro Tecnológico de ArcelorMittal y la Fundación ITMA, cuenta con el apoyo de la Universidad de Oviedo y ya ha sido incluido en la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España. Su puesta de largo será en el mes de octubre. Además, el gobierno trabaja con el objetivo de que el Pleno apruebe el proyecto de la Isla de la Innovación antes de fin de año para después iniciar los trámites encaminados a liberar el suelo, unos 572.000 metros cuadrados, y ponerlo a disposición de las empresas.

Otro asunto que está sobre la mesa en este curso político es el plan de movilidad, llamado a rediseñar los accesos a Avilés y las comunicaciones internas, tanto rodadas como peatonales, con especial atención al transporte público. Fernández Huerga también marca ente los objetivos del gobierno local «impulsar los planes de emprendimiento y de atracción de empresas, crear un centro de interpretación del Cañón de Avilés, extender a Secundaria los comedores escolares y ampliar el programa de asistencia personas mayores».

Las prioridades están claras. Lo que queda es que los responsables políticos municipales encuentran el camino hacia el consenso que tanto propugnan y en tan contadas ocasiones encuentran.