El Comercio

«Nos ha gustado la ciudad y la gente»

El 'MS Europa', amarró a primera hora de la mañana de ayer en la dársena de San Agustín, junto al Niemeyer, y zarpó a las seis de la tarde rumbo a La Coruña.
El 'MS Europa', amarró a primera hora de la mañana de ayer en la dársena de San Agustín, junto al Niemeyer, y zarpó a las seis de la tarde rumbo a La Coruña. / MARIETA
  • Pocos de los 341 turistas que llegaron ayer a bordo del ' MS Europa' se quedaron en Avilés

«La ciudad nos gusta mucho, sobre todo la parte antigua, y la gente es muy agradable. Preguntamos a una señora dónde estaba el mercado y nos acompañó hasta allí», manifestó herr Wollstein mientras disfrutaba junto a su esposa de una cerveza en una terraza de la plaza de España. «Además hace un día espléndido», añadió.

El señor y la señora Wollstein eran dos de los 341 pasajeros que a primera hora de la mañana de ayer llegaron a Avilés a bordo del 'MS Europa', el crucero de recreo más lujoso de cuantos han recalado en la ciudad desde que en 2012 el 'Braemar' la inscribiese por primera vez como puerto de destino de esta clase de barcos. Pertenece a la compañía chileno-alemana Hapag-Lloyd, la segunda tras la noruega Fred Olsen que incorpora Avilés en su libro de travesías. Y hay una tercera, la británica Saga Cruises. El estreno se producirá en diciembre del próximo año con el 'Saga Pearl II'.

Con 198 metros de eslora y once cubiertas, el 'MS Europa' ha sido galardonado durante doce años consecutivos con el título de mejor crucero del mundo por la guía 'Berlitz'. Lo cataloga de cinco estrellas plus, distinción que comparte únicamente con el 'MS Europa 2', su sucesor no solo como buque insignia de Hapag Lloyd, también al frente del ranking de 'Berlitz'. De ahí los precios del pasaje, entre 13.280 y 51.140 euros el camarote doble en la actual travesía, 'Impresiones del Oeste de Europa', trece noches entre Hamburgo (Alemania) y Lisboa (Portugal). La de ayer fue la octava escala.

Sin embargo, la visita del 'MS Europa' no tuvo excesiva repercusión en el comercio local. Por un lado, gran parte del pasaje se decantó por realizar alguna de las excursiones de media jornada que ofrecía la compañía, entre las que figuraba una al campo de golf de La Barganiza (Siero), y por otro, la práctica totalidad se decantó por almorzar a bordo. No en vano, la gastronomía es uno de los atractivos que ofrece el 'MS Europa'.

Muchos de los que se decantaron por quedarse la jornada en Avilés realizaron una visita guiada a la ciudad y otros la recorrieron por libre. Son los casos de Müller, sorprendido «por los edificios tan antiguos y tan bonitos», y de Jenny y Maja Antoni, de Berlín, encantados «con el mercado, el casco antiguo y la gente». El 'MS Europa' soltó amarras a las seis de la tarde rumbo a La Coruña, la penúltima escala de su travesía. Una vez en Lisboa, los pasajeros regresarán a Hamburgo en avión.

El cuarto y último crucero de 2016 será el 'Black Watch', de Fred Olsen. Con 205 metros de eslora, 25 de manga y capacidad para 804 pasajeros atendidos por 350 tripulantes, ya ha visitado la ciudad en anteriores ocasiones. La próxima será el miércoles 5 de octubre en el marco de una travesía que le llevará de Edimburgo (Reino Unido) a Lisboa con regreso a la capital escocesa. Será la tercera escala.

Además del anteriormente referido 'Saga Pearl II', el calendario de 2017 también recoge la llegada de otros cuatro cruceros incluido un segundo de Hapag-Lloyd, el 'MS Bremen', más pequeño y menos glamuroso que el 'MS Europa' pero también de alta categoría, cuatro estrellas plus, y cierto espíritu aventurero. Es el que la compañía chileno-alemana utiliza en travesías árticas y antárticas y destinos exóticos.