El Comercio

Los usuarios de La Toba reclaman que se lleven a cabo las obras previstas

El campo número 3 está inutilizado desde un temporal a principios de año.
El campo número 3 está inutilizado desde un temporal a principios de año. / PATRICIA BREGÓN
  • El plan de inversiones incluye recuperar el campo número 3, la pista de atletismo, las canchas rojas y realizar mejoras en el Muro de Zaro

Los usuarios de La Toba claman para que el Ayuntamiento lleve a cabo las obras de mejora previstas en unas instalaciones modélicas en su día, actualmente saturadas y con carencias de mantenimiento. De los cuatro campos de fútbol solo están disponibles el uno y el dos, ambos sintéticos y llenos de 'remiendos' en el tapete, y en los que se hacinan cerca de cincuenta equipos de diez clubes. La superficie del tres, construido en 1999 como campo de hockey hierba, está levantada, por lo que se encuentra inutilizado, mientras que el cuatro, el único de hierba natural en La Toba, presenta un estado lamentable y tampoco se usa, salvo en ocasiones muy concretas. «Las obras tenían que haberse ejecutado en verano, pero seguimos esperando», lamenta el presidente de unos de los clubes afectados.

El plan de inversiones del Ayuntamiento con cargo al remanente de 2015 reserva 180.000 euros para renovar la superficie del campo número tres y acondicionarlo para la práctica del fútbol y del rugby, tanto a nivel de entrenamientos como de competición oficial.

También está previsto actuar en el cuatro. En este caso las obras consistirán en renovar la pista de atletismo de tierra que lo rodea e instalar alumbrado y un cierre perimetral, con un presupuesto global de 60.000 euros. Al margen de estas actuaciones los usuarios de las instalaciones también piden que se desbroce la parte que linda con la ladera. «Cuando cae un balón allí recogerlo resulta imposible. Debe de haber varias docenas», explica el referido presidente.

Los planes municipales también prevén recuperar las pistas exteriores de Llaranes, conocidas como las pistas rojas, y actuar en el campo municipal Santa Bárbara, el Muro de Zaro. En el primer apartado son dos, una de baloncesto y otra de fútbol sala y balonmano. El proyecto está dotado de 125.000 euros y prevé recuperar el cierre perimetral, del que a día de hoy apenas quedan unos tramos, renovar la superficie e instalar nuevas canastas y porterías. En Santa Bárbara, el Ayuntamiento reserva 175.000 euros para renovar la instalación eléctrica y los vestuarios. Los usuarios también piden que tanto el riego como la siega del césped se realicen «con más criterio» y que se adecúen el acceso rodado y el aparcamiento, aún sin asfaltar.

A día de hoy, ninguno de los proyectos previstos por el Ayuntamiento ha salido a licitación, por lo que se desconoce el inicio de las obras.