El Comercio

IU exige la intervención del consejero en el conflicto del Conservatorio

Alejandro Cueli, entre Llarina González y Carmen Conde, ayer, en su despacho municipal.
Alejandro Cueli, entre Llarina González y Carmen Conde, ayer, en su despacho municipal. / PATRICIA BREGÓN
  • Reprocha a la concejala de Educación su «incompetencia» al entrar como «un elefante en una cacharrería» en un problema heredado de la anterior gestión

Izquierda Unida advierte de que el Conservatorio Julián Orbón está «en peligro» y «sin batuta política», critica la «incompetencia» de la concejala de Educación, aflora un supuesto desacuerdo de esta con el procedimiento de relevo en la dirección del centro musical llevado a cabo por su predecesor en el cargo y, en última instancia, exige la intervención del consejero Genaro Alonso, ya que la ley atribuye la competencia educativa al Principado, que financia y gestiona los conservatorios musicales de Oviedo y Gijón. Por eso, el grupo parlamentario de Izquierda Unida exigirá explicaciones al consejero de Educación en su próxima intervención en la Junta General del Principado. «No puede ser que Genaro Alonso mire para otro lado. El Conservatorio está en peligro», alertó ayer Alejandro Cueli.

El portavoz de Izquierda Unida, respaldado por Carmen Conde y Llarina González, fue contundente ayer después de que, convocados el día anterior por la concejala Yolanda Alonso, salieran con más interrogantes que respuestas de la reunión. Recordó que nunca antes, con otros titulares de distinto signo político al frente de la concejalía de Educación, las discrepancias entre la plantilla del Julián Orbón habían traspasado los muros del recinto. Para IU, esta «situación de conflictividad» ha sido provocada porque «la concejala ha entrado como un elefante en una cacharrería». «En vez de tener mano izquierda en la gestión y desactivar el conflicto, ha montado un carajal», definió.

Cueli dejó traslucir una motivación personal y de intereses internos del partido al afirmar que «no entendemos el empecinamiento de Yolanda por poner en solfa el procedimiento diseñado en la gestión anterior para elegir nuevo director, avalado por Román Antonio Álvarez -anterior concejal de Cultura-. Los trapos sucios se lavan en casa». Pero si, además, «el anterior proceso selectivo fue tan irregular como dice la actual concejala, las responsabilidades debería exigirlas a su propio partido».

Para Izquierda Unida el origen del conflicto está en el «poco peso político» del gobierno socialista, incapaz de pedir al Principado que financie y gestione el centro musical, competencia que le atribuye la ley educativa y que ejecuta con los de Oviedo y Gijón. «No hay que olvidar, además, que el Conservatorio, que cuesta un millón de euros al año, también forma a alumnos de la comarca, no solo de Avilés», recalcó Cueli. «Insistimos un una vieja reiteración, avalada en el Pleno municipal, y es que el Principado tiene que cumplir con su obligación y poner fin a un agravio comparativo. Es incomprensible que el consejero de Educación no actúe y mire para otro lado», recalcó.

Cueli cree que debería ser el gobierno municipal el que exigiera el traspaso de competencias al Principado, pero ya que no lo hace será su grupo el que plantee la cuestión en la Junta General del Principado.

Respecto al nuevo director, IU comparó su contratación con un «concurso 'modelo Soria'», en alusión a la fallida contratación del exministro de Industria por el Banco Mundial. No dudan de la capacidad profesional y musical de Carlos Galán, pero se preguntan por su experiencia en puestos de dirección y gestión de equipos. «Ayer -por el martes- no se nos facilitó esta información. En vez de transparencia, hay oscurantismo y una contratación a dedo», recalcó antes de recordar que no se había realizado un concurso público como exige la sentencia que anuló el nombramiento de Raquel García como directora, ahora cesada.

Con esta actuación de Yolanda Alonso, solo se «ha echado más leña al fuego», como demuestra que el nombramiento de Carlos Galán esté ya recurrido por un sindicato.

«Una chapuza», según Somos

El grupo municipal de Somos Avilés, a través de una nota de prensa, expresó su voluntad de contribuir a la buena marcha del Conservatorio sin dejar por ello de señalar a los culpables de la actual situación de enconamiento que no son otros que «los gobiernos socialistas», que hasta ahora han gestionado la Fundación Municipal de Cultura cuyas resoluciones han sido anuladas por sentencia judicial.

«Que la sentencia contemple en esas resoluciones hasta tres situaciones de nulidad de pleno derecho evidencia la chapuza monumental sobre la que se pretendía en su momento resolver el nombramiento de director. De esos barros tenemos estos lodos, y ahora nos vemos obligados a nombrar a dedo un director provisional sin ningún tipo de experiencia en estas funciones», señalan.

Al igual que IU, denuncian que no se haya publicado ningún anuncio para cubrir la plaza, «además teniendo en cuenta la forma absolutamente kafkiana de traspaso de funciones ejecutada por la concejala». Somos exige que la comisión de servicios en la que se encuentra el nuevo director no se prorrogue el próximo año «y se provea el puesto mediante concurso público, tal y como recoge la sentencia judicial».