El Comercio

Orlando Alonso (derecha), junto a Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, ayer en la firma del nuevo contrato junto a Navantia en El Ferrol.
Orlando Alonso (derecha), junto a Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, ayer en la firma del nuevo contrato junto a Navantia en El Ferrol. / EFE/KIKO DELGADO

«Participamos en todos los concursos internacionales»

  • Orlando Alonso subraya la fortaleza de la relación con Navantia y no descarta conseguir nuevas licitaciones de parques marinos

Orlando Alonso, presidente de Windar, no ocultaba ayer su satisfacción por el nuevo contrato firmado por la unión temporal de empresas formada por Navantia y la compañía que él preside y que consolida la presencia del grupo Daniel Alonso en el sector de las renovables.

El empresario avilesino no descarta que la colaboración entre ambas empresas se traduzca en nuevos contratos y el aumento de la carga de trabajo para sus instalaciones de Avilés. «Ahora mismo existen más proyectos. Participamos en todos las convocatorias internacionales que se realizan», afirmó.

Alonso explica que estas iniciativas se concentran en el Mar del Norte y en el Báltico, donde ya han logrado adjudicaciones y han respondido con éxito a los plazos y las calidades demandas. «Con este contrato, se consolida la colaboración entre ambas empresas y seguiremos compitiendo entre las principales compañías del mundo», aseguró.

Entre los proyectos que se conocen se encuentra la ampliación del East Anglia One. Iberdrola ya ha solicitado al Reino Unido la ampliación de este parque hasta los 2.000 MW, según confirmaba ayer la propia empresa eléctrica avanzando que el parque East Anglia Three dispondrá de 1.200 MW de potencia.

La especialización de ambas empresas en sectores diferentes ha combinado a la perfección en esta colaboración. Navantia aporta la solidez financiera que requieren este tipo de proyectos, además de contar con los conocimientos y el personal técnico suficiente para las piezas centrales de los aerogeneradores. Por su parte, desde Windar se aporta la tecnología para el resto de la estructura, no menos importante.

La relativa proximidad de los centros de producción, su comunicación por vía marítima, la cultura de ambas empresas y el entorno industrial que rodea permite que esta colaboración compita y ocupe una posición de liderazgo en un sector como las eólica marina.

En la actualidad, Windar cuenta con instalaciones en tres continentes. En Asturias dispone de dos centros de producción, situados en Avilés y en Gijón, justo al lado del tren de chapa gruesa de ArcelorMittal. En Avilés también se ubican sus oficinas centrales y en Madrid, la dirección comercial. El grupo tiene otras instalaciones fabriles en Navarra y Jaén. También se encuentra presenta en India y en Brasil dentro de su proceso de expansión internacional.

Sumando toda su capacidad de producción mundial, Windar puede construir al año 5.806 tramos para torres eólicas, siendo sus mayores centros productivos los ubicados en India y las instalaciones de Tadarsa Eólica en Avilés, si bien con distintas características.