El Comercio

Manuel Ángel Díaz durante la entrevista con LA VOZ.
Manuel Ángel Díaz durante la entrevista con LA VOZ. / PATRICIA BREGÓN

«Los chavales necesitan un espacio para el ocio y hay que dárselo»

  • «Los chicos se preguntan por qué no pueden estar abiertas las canchas de fútbol, el rocódromo o la piscina por las noches»

  • Manuel Ángel Díaz Presidente de Abierto Asturias Asociación Cultural

Manuel Ángel Díaz es el presidente de Abierto Asturias Asociación Cultural, una entidad que junto a la cooperativa de iniciativa social del mismo nombre lleva más de quince años trabajando en la comarca y en otros puntos de Asturias con los menores. Su objetivo, que tengan un espacio en el que desarrollarse, realizar sus actividades y encontrar el apoyo que puedan necesitar. Este año, además, serán los encargados de las actividades extraescolares culturales en el municipio y se marcan como objetivo recuperar el ocio nocturno alternativo para los adolescentes, que dejó de ofertarse en los años de crisis.

¿Qué cambiará en las actividades extraescolares este año?

Una de los cambios es que se oferta la ludoteca como una actividad más, porque a veces los padres apuntan a sus hijos en una actividad porque les gusta a ellos. Y nuestros profesores van a recibir formación para impregnarse en la filosofía de Abierto, que los niños no sólo vayan a las clases a aprender una disciplina, que aprendan a expresarse, responsabilizarse, tomar decisiones... Además, nos gustaría extender las actividades a los institutos.

Con el horario que tienen en los institutos parece complicado hacer extraescolares.

No vamos a plantear que los chicos vuelvan al instituto después de comer, sería complicado que lo hicieran; pero la ciudad tiene espacios que se podrían abrir para facilitar ese encuentro después de clase para bailar, hacer música o graffitis. Un espacio de encuentro en el que trabajar con los chavales y prevenir las situaciones que nos preocupan a todos. Nuestra plantilla se ha rejuvenecido mucho y trabajan con nosotros como monitores jóvenes que en algunos casos son referencia para ellos, por ejemplo en el rap. Eso puede ser muy positivo para avanzar en esta propuesta y otras que tenemos en mente.

Llevan años trabajando con los adolescentes con distintos programas de ocio. Este año, contratados por el Ayuntamiento, han llevado a cabo uno específico en La Luz. ¿Responden los chicos?

Sí. Ha funcionado muy bien. Hubo entre 25 y 30 chavales que no fallaron ningún fin de semana. A la primera jornada vinieron como ochenta jóvenes porque sabíamos que teníamos que atraerles con algo interesantes y fuimos con el toro mecánico y otras actividades que sabemos que les gustan. Luego se formó un grupo importante y con él seguimos trabajando actividades, muchas veces propuestas por ellos, y abrimos locales públicos como el salón de actos de la biblioteca. Ahora nos han propuesto que se pueda hacer en otras zonas de Avilés.

Hace un año y medio también pusieron en marcha el Local Social Abierto en Las Meanas.

Es algo que teníamos en la cabeza desde hacía tiempo y que hemos puesto en marcha con nuestro esfuerzo, sin ninguna subvención. Creemos que hay una necesidad grande de espacios de encuentro de los chicos de 12 a 17 años para poder hacer lo que más le gusta. Se trata de ponerles recursos a su disposición y que sean ellos los que programen y hagan lo que más le gusta con nuestro apoyo. Cuando confías en los chavales, ellos responden.

Sin embargo, parece que la única imagen que existe actualmente de los adolescentes y de su ocio es el botellón.

Hace años, con el programa de Abierto hasta el Amanecer, se vio claramente que cuando confías en los chicos, los chavales son la solución no el problema. Lo vio Abelardo en el Sporting, que confió en los jóvenes y subió el equipo a Primera. Pero a veces la sociedad no lo entiende así. No les dejamos espacios para decidir, para desarrollarse y cooperar.

¿Lo que plantean es que se vuelvan a abrir polideportivos por la noche?

Lo proponemos nosotros y lo hacen los chavales con los que trabajamos, también los que están en nuestro local social. Plantean cuestiones como por qué no pueden estar abiertas de noche las canchas de fútbol, el rocódromo o las piscinas, por ejemplo. Ya hemos presentado un pequeño proyecto. Existe la necesidad y hay que hacerlo, porque, además, no se trata de una gran inversión sino de dar respuesta a los que nos piden nuestros chavales, sólo hace falta voluntad y articular una manera de llevarlo a cabo.

¿Cómo se financiaría, pagarían los jóvenes, se contraría personal para abrir en horario nocturno las instalaciones, lo haría una entidad cómo ustedes, una asociación...?

Cada vez se han puesto más trabas para poder hacer planes de empleo, tampoco se pueden firmar convenios. Parece que se legisla contra la participación, para crear una ONG tienes que ser abogado, quieren que sean como empresas y no, no lo somos, somos cuatro chavales de barrio que sólo nos queremos juntar para hacer cosas juntos. Todavía no hemos concretado cómo se podría articular, pero hay que encontrar la fórmula, porque es algo en lo que vamos a insistir con todo el que nos quiera oír.

Esa experiencia ya se llevó a cabo y luego desapareció.

Abierto hasta el Amanecer nació en Gijón y sigue funcionando. Nuestra experiencia traspasó fronteras y llevamos la primera Noche Blanca a Bruselas que luego se ha hecho en todas partes del mundo. Y eso lo hicimos unos chavales asturianos. Luego llegó la crisis y el Principado dejó de subvencionar a los ayuntamientos y fue desapareciendo esta alternativa. Pero, en Avilés mientras duró significó el nacimiento de grupos de teatro juveniles, de música, asociaciones de juegos de rol... Cuando nosotros éramos chavales había una red de asociaciones juveniles muy importante, incluso todas las asociaciones de vecinos tenían sus vocalías de juventud, pero todo eso ha desaparecido y tenemos que crear los espacios para que vuelva a existir esa sana relación y cooperación para que los jóvenes se desarrollen. Sólo tienen que tener su espacio y ellos escriben, cantan, tocan... Al final todos queremos que nos aprecien, nadie quiere ser un cabrón. Sólo hace falta que nos den una oportunidad.

Ha recordado la creación de Abierto hasta el Amanecer o las noches blancas. Además, ustedes gestionan Pequeños Espacios, en donde los niños encuentran un lugar después del cole o un piso tutelado. ¿Sienten que se valora ese trabajo?

En Asturias, y en Avilés en concreto, hay mucha gente muy válida haciendo un trabajo importante, pero parece que a veces no se valora. Por ejemplo, recientemente se organizaron unas jornadas sobre participación y se trajo a gente de fuera, los que tenemos experiencia aquí desde hace años no fuimos invitados. O ahora con el Clinic Joven Emprenda, nadie nos ha llamado para hablar de emprendimiento social.

¿Qué hace falta para que mejore la intervención con los jóvenes?

Coordinación. Tenemos muchos recursos, pero a veces parecemos compartimentos estancos, cada uno hace lo suyo sin mirar hacia el otro. Educación, Salud Mental, Servicios Sociales, nosotros... tiene que haber coordinación para intervenir desde distintas áreas, pero todos en una misma dirección, desde el colegio, salud mental o el tiempo libre, como es nuestro caso. Por ejemplo, en el piso tutelado de Sol a Sol vemos a muchas madres con problemas mentales y está claro que sus hijos también los van a tener, hay que hacer un trabajo coordinado para que esto funcione.