El Comercio

Símbolos, la atracción del cementerio

La música acompañó la inauguración de la exposición en el CMAE.
La música acompañó la inauguración de la exposición en el CMAE. / MARIETA
  • El CMAE acoge una muestra colectiva sobre los emblemas funerarios, un proyecto europeo con participación avilesina

'Symbols. Cultura de la muerte y vida cultural: nuevas audiencias y creaciones con los cementerios europeos' son 34 obras y solo un pequeño escaparate, muy personal, eso sí, de la variadísima simbología funeraria principalmente occidental. La muestra que ayer se inauguró en el Centro Municipal de Arte y Exposiciones (CMAE) es parte de un proyecto más amplio, financiado por la Unión Europea y liderado por la Fundación Municipal de Cultura de Avilés, que permitió a doce artistas extranjeros trabajar durante diez días en 2015 en la Factoría Cultural, mano a mano con Angélica García, Carlos Suárez, Fernanda Álvarez, Ramón Rodríguez y Tomás Alonso, los cinco avilesinos implicados en un proyecto que pretende «poner en valor los cementerios» y que sigue la estela de la exposición fotográfica sobre cementerios europeos que se inauguró en 2013 en la Antigua Pescadería. De hecho, ambos programas fueron impulsados durante el mandato del anterior concejal de Cultura, Román Antonio Álvarez, tal como explicó ayer Iván Colbet, uno de los coordinadores del proyecto junto con Anabel Barrio, directora de la Factoría Cultural.

«Ha sido una forma un poco diferente de abordar el patrimonio funerario», explica Colbet en relación a la integración de la música y danza junto a la representación plástica de la simbología funeraria. Los dos trabajos realizados por cada uno de los diecisiete artistas fueron la «fuente de inspiración» para seis músicos, tres de ellos los avilesinos -Aitor Herrero, Pablo García-Reyes y Santiago Nova-, y doce bailarinas que, durante dos semanas de residencia en Escocia y bajo la dirección de seis coreógrafos, crearon dieciocho obras de algo más de un minuto que acompañan las piezas de la sala del CMAE y que se pueden descargar mediante un código QR.

«La exposición tiene dos objetivos: por un lado, crear una exposición itinerante, que dará la posibilidad a muchos artistas de exponer fuera de su país, y, por otro, constituir una experiencia vital para todos ellos», resumió Iván Colbet.

Los mayoría de los artistas empleó la técnica del grabado «porque permite hacer varias copias a la vez y abarata los gastos» de una exposición que ya se ha mostrado en Génova, en Irlanda y en Escocia. Este mes se inaugurará en Bastia (Córcega) y el próximo viajará a Maribor (Eslovenia).

Este proyecto ha llevado aparejadas también colaboraciones con un grupo de alumnos con discapacidad psíquica y auditiva de la Fundación Vinjoy y otra con estudiantes de Valnalón y el Instituto de Educación Secundaria Cuenca del Nalón. «La vertiente pedagógica es otra parte no menos importante del proyecto. Es una forma de acercar a los chavales al patrimonio artístico funerario, que además les acaba interesando mucho por toda esa vertiente gótica que lleva aparejada», afirma Colbet.

La muestra se podrá visitar hasta el 13 de octubre, de lunes a sábado, de 11 a 13 y de 18 a 21 horas.