El Comercio

Aguas de Avilés ofrece el análisis de la calidad del suministro en los domicilios

Un consumidor coge agua en su domicilio.
Un consumidor coge agua en su domicilio. / MARIETA
  • 33 abonados han solicitado esta posibilidad que se plantea de forma gratuita a todos los consumidores de la red

En marzo del pasado año, técnicos de Aguas de Avilés accedían a una vivienda en la ciudad y tomaban muestras del suministro para comprobar si cumplía los parámetros de calidad. No respondían a ninguna emergencia ni a un control al azar de la red. Atendían a una petición de uno de los abonados de la red pública de agua que se convertía en el primer consumidor de la empresa mixta en utilizar la posibilidad de analizar, de manera gratuita, el suministro de agua en su domicilio.

Es un servicio que, desde entonces, ofrece Aguas de Avilés a todos sus abonados. Hasta el momento, la compañía ha atendido 33 solicitudes. En el primer año se atendieron once solicitudes, de las que cuatro surgieron de empresas y las otras siete de particulares.

En lo que va de año ya se ha doblado el número con 22 solicitudes, de las que cuatro fueron de empresas y el resto de particulares. Aunque ambos ejercicios son años incompletos, es evidente que la tendencia es al alza.

Los consumidores lo solicitan ante la empresa y, posteriormente, ésta confirma el día y hora de visita para tomar las muestras. Una vez realizada la analítica en el laboratorio, el resultado se remite al cliente.

Por ley, Aguas de Avilés mantiene un riguroso control de la calidad del agua que llega a la red una vez que es tratada en la depuradora de La Lleda. El Real Decreto 143/2003 fija de manera detallada los parámetros de calidad que se deben cumplir en el agua para el suministro humano. También se fija la necesidad de realizar controles del suministro en el grifo.

Se analizan especialmente diez parámetros: pH, la conductividad a 20 grados, el olor, sabor, color, turbidez, amonio, coliformes totales, la presencia de la bacteria Echerichia coli B-D-Clucuronidasa y la presencia de cloro libre residual, total y combinado.

En los 33 análisis realizados, la analítica ha confirmado que la calidad del agua en el punto de recogida es igual a la que se aporta a la red. Si se hubiese producido una incidencia o cualquier alteración, la empresa aconsejaría al abonado por las acciones a tomar para recuperar la normalidad en el suministro.

Estos análisis son fundamentales para Aguas de Avilés. Y permiten entender el impulso de una iniciativa de estas características y que beneficia tanto al consumidor final como a la empresa encargada del suministro. Todos cuentan con razones claras bien para solicitar la analítica o para ofrecerla de manera gratuita. Desde Aguas de Avilés se manejan unas razones diferentes para los consumidores en función de su perfil. Desde el mundo empresarial, la demanda nace en sus departamentos de calidad que, en procesos de certificación o simplemente en su gestión diaria, necesitan esa información.

Las razones

Hoteles, empresas alimentarias, incluso compañías industriales han solicitado esta comprobación para disponer de un documento oficial que confirme la calidad del agua suministrada.

Por parte de los consumidores particulares, las motivaciones son más generales y suelen corresponder al interés por conocer un producto básico en la vida diaria. ¿Quién no se ha preguntado por la composición del agua del grifo?

Desde Aguas de Avilés no se oculta la importancia que tiene para la compañía esta iniciativa que fortalece la calidad del servicio. Sus analíticas aseguran que el agua que llega a la red general cumple con las condiciones necesarias para el consumo humano.

Sin embargo, ¿qué sucede en la red de distribución, en los kilómetros de tubería que recorre el agua, en la llegada al domicilio? Una filtración, una válvula en mal estado una junta deteriorada, depósitos antiguos fabricados con materiales en desuso pueden alterar un trabajo realizado con precisión milimétrica y aplicando estrictamente los niveles definidos por la legislación.

Aguas de Avilés consigue esa respuesta gracias a esos análisis que, en el caso de que aportasen datos anormales, demostrarían la obligación de intervenir en la red.

De ahí que, periódicamente, la empresa realice campañas para animar a los consumidores a solicitar esta analítica ya que consolida la calidad de la red. El interés de la empresa gestora del ciclo integral del agua es conseguir el mapa más amplio posible de muestras en todo el concejo.