El Comercio

Fernando Blanco participó ayer en las jornadas.
Fernando Blanco participó ayer en las jornadas. / MARIETA

«En la ficción busco que se consiga poner mis valores en tela de juicio»

  • Fernando Blanco , Dibujante de cómic

  • El artista participa en la nueva serie 'Midnighter & Apollo', dos superhéroes abiertamente homosexuales que tienen una relación

Fernando Blanco forma parte del prestigioso grupo de dibujantes de cómic españoles que ha conseguido triunfar en las grandes compañías norteamericanas. Tras su trabajo en 'Batman Eternal', 'Marvel Zombies' y 'Phantom Stranger', entre otros muchos títulos, afronta el encargo de DC Comics para la nueva serie 'Midnighter & Apollo', dos superhéroes muy reconocidos que ahora se unen para vivir nuevas aventuras y disfrutar de su amor.

El tema de la homosexualidad en los cómics no es nada nuevo, pero quizá se ha venido tratando de una manera un tanto superflua hasta ahora.

Es verdad que siempre ha estado ahí, por lo que era un paso lógico y natural decir «¿y por qué no?» para sacar adelante una serie así. Midnighter y Apollo no son ni mucho menos los primeros personajes abiertamente homosexuales y para mí realmente no hay mucha diferencia con otros a la hora de dibujarlos. Estás acostumbrado a trabajar en historias de personajes ultraviolentos y medio psicópatas, mientras que el amor entre dos personas no hace daño a nadie. Si eres capaz de, sin llegar a empatizar, meterte en la piel de un personaje con una moralidad completamente cuestionable, esto es mucho más normal.

¿Algún aficionado le ha hecho algún comentario sobre la serie?

Aún no. Pero en Estados Unidos, aunque a nivel legislativo no esté tan avanzado el tema de la homosexualidad como en España, en el plano de la normalización yo creo que, por lo menos en determinados sectores, presentan una actitud súper avanzada. Que no se hable de ello también es una buena señal de normalización al respecto. Lo que sí que he notado es que la serie está teniendo mucha repercusión en las redes y ahí sí que hay una concienciación muy grande y un empuje mayor respecto a otras series por parte de la comunidad homosexual a la hora de compartir los elementos que consideran de su cultura. Hacen piña con lo suyo y eso me parece estupendo.

¿Cree entonces que es bueno que desde la ficción del cómic se presenten realidades sociales?

Se trata de eso, de conseguir que los lectores se proyecten en la ficción. Puedes leer una historia sobre el Joker sabiendo que es un personaje moralmente perverso, pero eso no significa que tú no puedas proyectar una serie de sentimientos reprimidos, asociales o de odio a determinados conceptos que él simboliza. En el caso de 'Midnighter & Apollo' no es más que una historia de amor absoluta, ¿cómo la gente no se va a identificar con mucha más facilidad? Y no sólo hay que reflejar estas realidades por una cuestión moral o política, sino también creativa por ser atractivo y original.

Hablando de normalización, ¿qué opina de la creciente llegada de mujeres a la industria, tanto en forma de personajes protagonistas como de autoras y lectoras?

A mí como lector me gusta que la ficción me sorprenda, entonces que se introduzcan puntos de vista (los de las mujeres) que no son habituales y rompen con lo establecido es estupendo. De hecho, soy consumidor de cine de perspectiva feminista y homosexual, porque consiguen que abras tu mente a nuevas formas de pensar. Creativamente esto es muy estimulante. Este es mi caso, igual hay otra gente que busca que en los productos culturales confirmen sus creencias y sus valores, yo busco que consigan poner los míos en tela de juicio. La gente que cree que siempre tiene razón suele ser la que se equivoca.

Ahora está trabajando con Steve Orlando, un guionista muy aplaudido por la crítica. ¿Hasta qué punto influye en su trabajo la presencia de un buen guión?

Cuanto mejor es un guionista más mano te deja meterle a su trabajo y más abierto está a la crítica y a las ideas. Entiende que tú como dibujante también formas parte de la obra y que darte vía libre va a mejorarla. También hay mediocres amargados que no quieren que le toques su 'arte', pero yo por suerte he tenido buenas experiencias. Ahora con Steve estoy muy a gusto y como es joven estamos evolucionando y creciendo uno al lado del otro.

Hay una pregunta de obligada formulación. ¿Cuál es su opinión acerca de las adaptaciones cinematográficas?

Yo como cinéfilo no disfruto de casi ninguna película de superhéroes y como lector y fan tampoco, aunque es verdad que siempre te queda esa ilusión infantil de verlo en la gran pantalla. Personalmente, encuentro que son cintas flojas. Pero es innegable que estas superproducciones han ayudado a que el cómic esté más presente en la sociedad y, obviamente, a las ventas. El precio a pagar ha sido que el cómic ha dejado de tener una identidad propia para pasar a ser un producto de merchandising más de las películas. Si analizas esta situación desde una perspectiva realista, deseas que los largometrajes sigan funcionando porque de otra forma la industria tendría serios problemas económicos.

¿Hay tantos dibujantes españoles en Estados Unidos como parece?

Sí, me atrevería a decir que después de norteamericanos y británicos somos la tercera potencia. Cuando no hay trabajo aquí te buscas la vida donde puedes, yo al mercado español sólo me planteo volver con un proyecto personal que por lo que fuese me apeteciese publicar aquí, pero antes intentaría hacerlo fuera porque vendería y cobraría más.