El Comercio

Alcoa abordará su futuro en España tras su reorganización

Planta de Alcoa en Avilés.
Planta de Alcoa en Avilés. / MARIETA
  • El consejero de Economía lanza un mensaje de tranquilidad en la Junta General mientras el comité de empresa pide más información

Alcoa abordará el futuro de sus tres plantas en España cuando concluya el proceso de reorganización mundial de la compañía que pasa a estructurarse en dos empresas: una centrada en la producción de aluminio primario, donde figura las instalaciones de Avilés, La Coruña y San Ciprián, y otra centrada en la transformación de aluminio y aleaciones complejas para el sector aeroespacial.

La compañía ha centrado sus esfuerzos en este proceso que se define como «complejo». La previsión es concluir antes de fin de año. A partir de ese momento, se abordará el futuro de las instalaciones españolas, sobre la que no existe ninguna decisión.

Este mensaje fue transmitido ayer por la multinacional del aluminio después de que el consejero de Economía, Francisco Blanco, declarase en la Junta General del Principado que las alternativas que baraja la multinacional «aseguran el nivel de empleo en Avilés».

De esta manera, respondía al portavoz de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, que solicitaba información sobre la situación de la empresa. En su intervención, Llamazares emplazó al Gobierno regional a posicionarse en el hipotético proceso de venta de la planta avilesina y a apostar, en caso de producirse, por las ofertas que conduzcan a la reintegración del sector del aluminio en España.

Por su parte, desde el comité de empresa, su presidente, José Manuel Gómez de la Uz, solicitaba ayer la dirección que aclarase la situación de la compañía y demostrase con gestos su compromiso con la continuidad a través de información e inversiones. De la Uz ponía como ejemplo las fuertes lluvias de ayer. «No llegamos a tener inundaciones como las de hace seis años, pero por el tejado de algunas naves el agua entraba de manera importante», comentó.

De la Uz recordó los daños provocados en 2010 «sin que, desde entonces, la empresa haya invertido para evitar los problemas que entonces tuvimos con la subestación eléctrica. Si después de la reorganización no venden estas plantas, deberán invertir en ellas porque nos caemos», aseguró.