El Comercio

«Los últimos quince años de industria musical han estabilizado el negocio»

Los integrantes de Dirt River Radio comparten una gran amistad, además de su amor por la música.
Los integrantes de Dirt River Radio comparten una gran amistad, además de su amor por la música. / LVA
  • El grupo visita mañana la Sala Club del Niemeyer, donde promete ofrecer un concierto íntimo y muy rockero para transmitir su filosofía 'Carpe Diem'

  • Danger Alexander. Vocalista de Dirt River Radio

A los seis integrantes del grupo australiano Dirt River Radio les une una fuerte y duradera amistad que encuentra la música como punto fundamental de unión. Huyen de la fama y del dinero si eso significa no ser fiel a sus principios y les gusta actuar ante una audiencia reducida para transmitir así mejor su mensaje. Este sábado a las 21 horas en la Sala Club del Centro Niemeyer intentarán cautivar al público avilesino con las canciones de su tercer disco, 'Sun City White', que les llevará de gira por todo el país.

-¿Es difícil trabajar en un grupo con tantas personas? ¿Afecta positivamente en la creación musical o ralentiza el proceso por la variedad de opiniones?

-Creo que con el grupo indicado de personas es algo genial. Nosotros realmente tenemos un sentimiento de familia entre nosotros; Sarah, una de nuestras cantantes, está prometida con nuestro batería Matti y muchos de nosotros nos conocemos desde hace más de veinte años, por lo que tenemos la paciencia para entendernos. Siempre intentamos que el ego no esté por encima de las ideas y sólo queremos lo mejor para la música. Estamos en constante evolución y ahora con la llegada de Matti se abre una nueva puerta a la creatividad, seguro que cambia nuestros métodos y por eso estoy muy excitado de componer junto a él.

-Es curioso que su tercer álbum ha llegado a Europa y Asia pero no a Estados Unidos. ¿A qué se debe?

-Acabamos de empezar a explorar el mercado americano. En nuestros inicios sólo queríamos tocar como un grupo de colegas y ser capaces de ser honestos musicalmente, por eso fue toda una sorpresa cuando nos ofrecieron una compañía en Europa y Asia. Las cosas sólo están empezando para nosotros. Hemos estado hablando durante años de ir a Nueva York y espero que se pueda cumplir pronto.

-En 2017 actuarán en el país nipón. ¿Cómo surgió la idea?

-Yo he tocado antes en Japón y nuestro bajista Mark Down Price habla japonés, o sea que la idea parecía bastante natural y espontánea (risas).

-La música realmente traspasa fronteras...

-Nuestra banda puede desmadrarse seriamente sobre el escenario y por suerte eso resulta atractivo. Venimos de culturas y educaciones tan diferentes que parece increíble que algo como la música nos pueda unir tanto, todos sonriendo y gritando juntos en el momento del concierto.

-¿Qué significa la actitud 'siempre y cuando sea la verdad' de la que hablan en la biografía de su sitio web?

-Cuando comenzamos dijimos que sólo cantaríamos nuestras verdades, que nunca haríamos música sólo para sonar en la radio o ir en contra de nuestros instintos. Cuando ahora en la radio aparecen nuestras canciones es un momentazo para nosotros. Personalmente, para mí la música siempre ha significado muchísimo, no es algo que pueda fingir sólo por la popularidad o por el beneficio económico. Además, por otra parte, ser honestos entre nosotros como banda y como amigos, en lo bueno y en lo malo, y ser capaces de compartir nuestras verdades y compartirlas con el resto de gente es algo realmente maravilloso.

-¿Cómo afrontan los conciertos en Europa, donde no son tan conocidos como en su Australia natal?

-Da igual que sean cinco ó 5.000 espectadores, nosotros siempre damos el 100%. De hecho, creo que cuando hay menos gente das más para hacer llegar a ellos tu mensaje. Nos sentimos muy agradecidos por tener la oportunidad de venir a otros países a tocar, de poder compartir algo con las personas y que estas respondan positivamente es algo increíble. Todos somos uno.

-Como ustedes mismos explican, parte de su creación musical es fruto de viajes de carretera y noches de excesos. ¿Se podría decir entonces que son 'rockeros a la antigua'?

-Es verdad que hemos cometido nuestros excesos. Siempre hemos sido honestos sobre ello ya que esto también es parte de nuestra verdad, aunque tengo que decir que algunos somos más excesivos que otros. Espero que cuando tenga 80 años pueda estar tocando en un garaje con mi banda de metal y mis amigos. Quién sabe, incluso puede que vista de licra (risas).

-Visto que parecen seguidores de la filosofía 'Carpe Diem', ¿qué esperan de la industria y del futuro?

-Respecto a la industria musical creo que lo que ha acontecido durante los últimos 15 años ha estabilizado el negocio. Mis amigos y yo ahora podemos juntarnos, grabar una canción para subirla a YouTube y mañana puede tener ya 20.000 visitas. También podemos viajar a Europa y sonar en la radio. No tenemos la figura de un 'chico de los negocios' ni ningún otro tipo de persona codiciosa involucrada en nuestro proyecto. Podemos simplemente hacer lo que nos gusta, si le gusta a la gente bien y si no también. Esto nos hace trabajar más duro componiendo canciones, es hermoso. El dinero no es real, la música sí.