El Comercio

Condenan a Urbaser a pagar 19.400 euros a una mujer que tropezó con una manguera

Un operario de Urbaser limpia con una manguera el parque del Muelle.
Un operario de Urbaser limpia con una manguera el parque del Muelle. / MARIETA
  • La demandante estuvo ingresada doce días tras caer al suelo y fracturarse un tobillo en la calle de Rivero en 2013

Una sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 ha condenado a la empresa Urbaser, adjudicataria del servicio municipal de limpieza en Avilés, a indemnizar con 19.421,60 euros a una mujer que en diciembre de 2013 se fracturó un tobillo tras tropezar con una manguera y caer al suelo en la calle de Rivero.

La demandante, A. F. F., reclamaba esta cantidad por los doce días de ingreso hospitalario, noventa impeditivos, 76 no impeditivos, once puntos de secuelas y cuatro de perjuicio estético. La mujer iba caminando por la calle de Rivero cuando tropezó con una manguera que, en esos momentos, estaban utilizando unos operarios de Urbaser para limpiar la zona. Según argumentó en su demanda, la manguera era de unas «dimensiones considerables», de tal manera que ocupaba todo el ancho de la calle y formaba círculos sobre sí misma. «Cuando el empleado tiró de ella, se estrechó, aprisionó el pie (de la mujer) y la hizo caer al suelo». Como consecuencia de la caída sufrió una fractura de tobillo.

La defensa de Urbaser, además de poner en duda el informe de valoración de las lesiones, alegó que el accidente había prescrito. El juez no lo cree así ya que «el plazo de un año se cuenta, no desde la fecha del accidente, sino desde la consolidación lesional, que es cuando el perjudicado puede ejercitar la acción». Respecto al otro argumento, considera la sentencia que «debe prevalecer» el informe emitido por el doctor que hizo el seguimiento de la mujer accidentada y no el presentado por la otra parte, ya que «ha examinado a la paciente en una ocasión».

En los fundamentos de derecho de la sentencia, se recogen los presupuestos que acreditan la existencia de la responsabilidad extracontractual de la empresa que solicitaba la acusación. Así, identifica un daño y un afectado que reclama resarcimiento, un nexo de causalidad entre el daño y la conducta y, por último, «negligencia» en la conducta del operario, «por haber realizado (su trabajo) sin el cuidado y la diligencia precisa para evitar un resultado lesivo, previsible y evitable».

Negligencia

Recuerda el magistrado en la sentencia que el principio de la responsabilidad por culpa es básico en nuestro ordenamiento, estando recogido en el artículo 1902 del Código Civil. Tras repasar la jurisprudencia, advierte que «se erige en canon extremar las precauciones hasta su agotamiento, sin que baste la observancia de las prescripciones legales y reglamentarias, sino también todo aquello que la prudencia imponga para prevenir un evento daño previsible».

La interpretación de la ley y la existencia de siniestro, confirmada por un atestado de la Policía Local, llevan al juez a determinar la «responsabilidad» de Urbaser. No solo por no practicar pruebas respecto a la diligencia en la realización de las operaciones de limpieza, la colocación de elementos de seguridad o de advertencia de la manguera, «que, además, es un elemento movible que genera una especial situación de peligro para los viandantes», sino también por la declaración de una testigo propuesta por la demandante que presenció cómo la víctima caía al suelo delante de ella.

La reparación del mal causado es un elemento inseparable a cualquier daño, según subraya la sentencia, pero eso no exime a la víctima de acreditar los daños y su cuantía, por lo que reclama a A. F. F. «el concreto alcance y reclamación» y, a tal efecto, el juez estima íntegramente el informe médico presentado por la víctima y admite los criterios indemnizatorios establecidos por su autor.

En consecuencia, y con la sentencia ya firme, Urbaser ha tenido que abonar 19.421,60 euros, más los intereses legales desde la interposición de la demanda, además de las costas.