El Comercio

«Fue una conjunción de circunstancias desfavorables e inevitables»

Camino González muestra a los concejales Manuel Campa y Raquel Ruiz imágenes que tomó el jueves cuando entró en Lunares Telas durante las inundaciones.
Camino González muestra a los concejales Manuel Campa y Raquel Ruiz imágenes que tomó el jueves cuando entró en Lunares Telas durante las inundaciones. / MARIETA
  • El Ayuntamiento atribuye los desperfectos causados por el agua a la coincidencia de las altas precipitaciones y la pleamar

Los vecinos y comerciantes culpan de las inundaciones a la mala reurbanización de Llano Ponte y al diseño de la rotonda de Los Oficios. Sin embargo, el Ayuntamiento defendió ayer que la causa está en la «conjunción de circunstancias desfavorables e inevitables». Concretamente, «la coincidencia de la alta intensidad de las precipitaciones con la pleamar, que alcanzó la mayor altura a las tres de la tarde (4,6 metros) y que se agravó por el elevado coeficiente de marea», lo que, según explica el Ayuntamiento, «hacía imposible que el colector pudiera absorber todo el agua que se acumulaba».

Defiende también la actuación de los servicios de seguridad y emergencia y, a través de una nota de prensa, asegura que «ante la envergadura de las lluvias se puso en marcha un dispositivo de actuación en el que participaron todos los efectivos de la ciudad: Policía Local, Policía Nacional, Bomberos y la empresa Aguas de Avilés. Por parte del Ayuntamiento se movilizó a 24 personas cuya actuación permitió que en pocas horas la ciudad retomara la normalidad».

El concejal de Promoción Económica y la edil de Hacienda, Manuel Campa y Raquel Ruiz, visitaron durante la mañana de ayer una de las zonas más afectadas, Llano Ponte. Recorrieron los establecimientos interesándose por las consecuencias de la inundación. También lo hicieron en la tarde agentes de la Policía Local para comunicar a los comerciantes y a las comunidades de vecinos que a través de la página web del Ayuntamiento se pondrá a disposición de los afectados toda la información necesaria para solicitar las ayudas establecidas por el Consorcio de Compensación de Seguros previstas para situaciones de emergencia. Además, el equipo de gobierno anuncia que estudiará si «subsidiariamente es oportuna la colaboración municipal».

Ayer, el concejal del Partido Popular, Constantino Álvarez, ya pedía que el Ayuntamiento habilite una línea de ayudas a los damnificados por las inundaciones. Pide que se tome como referencia las ayudas que puso en marcha el Gobierno de Principado hace un año en Gijón. Álvarez reclama que se cree un punto de atención a los afectados en el Servicio de Atención Ciudadana para canalizar todas las reclamaciones. Según apunta, en Gijón se ofrecieron ayudas de hasta 5.000 euros para viviendas, 2.500 para mobiliario y 8.000 para establecimientos comerciales. En el caso de Avilés, cree que una comisión técnica debería establecer las cuantías.

Por otro lado, el edil popular, después de recibir las explicaciones técnicas de Aguas de Avilés sobre lo sucedido, consideró que «a los ciudadanos les cuesta trabajo entender que poco más de treinta litros de agua por metro cuadrado, por muy rápido que caiga, colapsen una ciudad como Avilés tal como ocurrió el jueves, por lo que habrá que poner todas las medidas para evitar que la situación se repita».

Por su parte, el grupo municipal de Somos ha reclamado una reunión de la comisión de Urbanismo con carácter urgente para analizar lo sucedido en la tarde del jueves. Aseguran que la piden ante las quejas que los comerciantes les transmitieron en una visita realizada en la mañana de ayer a Llano Ponte. Los concejales de Somos quieren trasladar en esa reunión esas quejas y «analizar si existe un problema estructural con las nuevas obras y que se tomen las medidas para evitar, en lo posible, que se repitan escenas como las vividas el jueves».