El Comercio

Nuevos rostros para los nuevos tiempos

Alfonso Abel se dirige a los fieles en la parroquia de Cristo Rey
Alfonso Abel se dirige a los fieles en la parroquia de Cristo Rey / MONTSE MENÉNDEZ
  • Alfonso Abel asume la parroquia de Cristo Rey y Francisco Javier Panizo toma posesión de San Cristóbal, La Maruca y Miranda

  • Continúan las incorporaciones de los párrocos en el arciprestazgo avilesino

Los fines de semana de septiembre siguen marcando la incorporación de nuevos párrocos a las diferentes demarcaciones del arciprestazgo avilesino en un proceso que, junto al rejuvenecimiento, conlleva una reorganización de las parroquias forzada por la escasez de vocaciones en la Iglesia.

Ayer se celebraron las llegadas de Alfonso Abel y Francisco Javier Panizo Calvo, con sencillos actos en las parroquias de Cristo Rey de Versalles y Santo Domingo de Miranda, respectivamente.

La incorporación de Alfonso Abel a Cristo Rey de Versalles se vivió con una ceremonia sencilla habida cuenta que, por su actividad desde el pasado año en San Agustín y La Magdalena, ya era conocido por muchos fieles. Un representante del consejo parroquial leyó el nombramiento y, tras el rezo del Credo, se celebró la misa dominical.

En su primera intervención como párroco, Abel aludió a la necesidad de una nueva forma de trabajar. En ese sentido, destacó que la cercanía de San Agustín, Cristo Rey y Santa María de La Magdalena permitía trabajar como una unidad en algunos campos, como la catequesis, para afrontar la realidad de un único presbítero para atender cuatro parroquias.

Relevo en San Cristóbal

También ayer se produjo la llegada de un nuevo sacerdote, Francisco Javier Panizo Calvo, que será el nuevo responsable de las parroquias de San José de La Maruca, San Cristóbal de Entreviñas y Santo Domingo de Miranda.

Natural de Avilés, Panizo ha sido párroco en el Oriente de Asturias, donde ejerció en Parres, Barro, Porrúa y Poo. El pasado 28 de agosto se despedía de los fieles en una celebración multitudinaria en la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores de Barro.

El pasado 11 de septiembre, Panizo oficiaba una primera misa en San Cristóbal y se presentaba a los fieles. Ayer, firmaba el nombramiento en Santo Domingo de Miranda, donde, una vez terminado el oficio religioso, aprovechó para conversar con los fieles.

En su intervención en Miranda, Panizo elogió la presencia de José Manuel Feito en la parroquia durante medio siglo, asegurando que lo consideraba «el párroco natural y por derecho propio». En ese sentido, el sacerdote agradeció a Feito que mantuviese su presencia en Miranda.

Ante los fieles, Francisco Javier Panizo se presentó como una persona normal y recordó los tres pilares de la vida cristiana: las Sagradas Escrituras, la Eucaristía y la Caridad.

La renovación en las parroquias avilesinas concluirá el próximo sábado, 18 de septiembre, con la toma de posesión de José Manuel Viña Gómez como nuevo párroco de San Juan de Ávila.

José Manuel Viña se incorpora a la parroquia desde San Juan el Real en Oviedo debido al traslado de Jesús Rodríguez de la Vega a San Julián de los Prados para facilitar su actividad como director diocesano de Cáritas.