El Comercio

El CIFP Avilés abre mañana un nuevo curso con todos los ciclos completos

El Centro Integrado de Formación Profesional inicia el curso mañana.
El Centro Integrado de Formación Profesional inicia el curso mañana. / MARIETA
  • La demanda en mecatrónica obliga a desdoblar esta especialidad de la familia industrial, la que mejor salida laboral ofrece junto con las de informática

Con una formación enfocada a lograr una capacitación profesional lo más enfocada posible a la demanda empresarial, el Centro Integrado de Formación Profesional Avilés mantiene intacto su atractivo para miles de estudiantes que ven en ella la vía más rápida de inserción en el mercado laboral y un año más completan todas las plazas en sus distintos itinerarios educativos. Ayer todavía continuaba la formalización de matrícula, mañana comenzarán las clases y el viernes el Principado realizará la apertura oficial del curso de formación profesional 2016-2017 en el centro de la calle del Marqués dirigido por Gerardo García-Rovés Ríos.

Prácticamente todos los cursos de grado medio y superior alcanzan la ratio máxima de treinta alumnos por aula y este año se ha tenido que desdoblar la especialidad de mecatrónica industrial, ahora en horario de mañana y tarde, tanto por la demanda de alumnos como por la de empresas. Es la actualización del antiguamente llamado mantenimiento industrial y que, como confirma García-Rovés, responde a las necesidades de un mercado que sigue teniendo en la industria y la informática, y no precisamente en este orden, sus mayores niveles de inserción laboral.

«Estamos en contacto directo con el Cluster TIC (una asociación privada sin ánimo de lucro creada para mejorar la competitividad del sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones) y mantenemos reuniones puntuales en las que nos informan de los perfiles profesionales más demandados», explica el director. «Tiene que ser así. No tendría sentido que nosotros programásemos unos cursos que no estuvieran en consonancia con las necesidades del mercado» y éstas, según apuntan los servicios públicos de empleo y algunos estudios internacionales, pasan por profesionales relacionadas con la tecnología. Ahora, y en el futuro, se seguirán necesitando editores de todo tipo de programas informáticos y videojuegos, una industria mundial que apenas ha sentido la crisis, programadores y profesionales de reparación de equipos informáticos y periféricos, entre otros.

Junto a la informática, los perfiles industriales se imponen en una comarca donde este sector todavía tiene un gran peso. «Un centro de FP que no tiene relación con las empresas, no tiene sentido», señala Gerardo García-Rovés. En el caso del CIFP Avilés, que canaliza las demandas de los empresarios en relación con el Servicio Público de Empleo, tienen en marcha desde 2014 la FP Dual, impartiendo certificados de profesionalidad para la obtención de los títulos en técnicos en soldadura y calderería y en instalaciones eléctricas y automáticas.

Aparte de estas profesiones que, a priori, tienen un mejor enganche en el mercado laboral, en el CIFP Avilés se imparten cursos de administración y gestión, de edificación y obra civil, electricidad y electrónica, imagen personal, química y transporte y mantenimiento. Y los cinco cursos que el Servicio Público de Empleo del Principado (SEPEPA) ha decidido que este año se enseñen en el centro y que son uno de la rama de imagen personal, ensayos microbiológicos, soldadura de tuberías industrial, sistemas microinformáticos y dirección, suspensión, frenos y neumáticos.

Organización interna

En cuestiones de organización interna, el CIFP comenzará mañana el curso con la plantilla al completo y con las nuevas áreas o unidades de coordinación en marcha, que aunque algunas ya estaban funcionando, ahora se oficializan merced al último decreto legislativo. Se trata de las unidades de calidad y mejora continua, que une el sistema de gestión de calidad con la bolsa de empleo; la de relación con las empresas e inserción laboral; la de información académica y profesional, para que la gente que se acerque al CIFP reciba cumplida información acerca de los itinerarios formativos, tanto los propios como los del SEPEPA; la acreditación de competencias; y, por último, la unidad de prevención de riesgos laborales, ya que, como señala García-Rovés, «no tenía sentido que impartiésemos ese ciclo y nosotros no contáramos con un plan de emergencias y evacuación».

Existe una quinta unidad funcionando aunque, a diferencia de las anteriores, no está institucionalizada, la de movilidad y transferencia de conocimientos, «para eliminar los localismos de la mente y fomentar la movilidad con programas europeos y becas como la Erasmus».