El Comercio

La cadena de la puerta rota el pasado sábado.
La cadena de la puerta rota el pasado sábado. / MARIETA

El grupo Melca solicita autorización judicial para entrar en la casa del fundador de la empresa

  • Su administradora única, Elena García Becerril, demanda este permiso con el objetivo de realizar un inventario del patrimonio de la Quinta de Pedregal

Elena García Becerril, administradora única de Servicios Inmobiliarios de Avilés, ha solicitado en los juzgados de la ciudad autorización para acceder a la Quinta de Pedregal y realizar un inventario del patrimonio artístico existente en él, según confirmaron fuentes cercanas a los actuales gestores del Grupo Melca. La Quinta de Pedregal es propiedad de Servicios Inmobiliarios de Avilés, además de ser la sede social de varias empresas del grupo Melca.

Como se sabe, durante la mañana del pasado sábado, Elena García Becerril, acompañada de un fotógrafo y una notaria trataron de acceder a la Quinta, si bien la puerta se encuentra bloqueada con una cadena colocada por su padre, José Luis García Arias, que alquiló el inmueble hace unos meses, justo después de abandonar el domicilio familiar.

De hecho, García Becerril llamó a un cerrajero que rompió la cadena, formándose posteriormente un pequeño altercado que terminó con la presencia de agentes de la Policía Nacional.

«Terminar con los rumores»

Si bien el mismo sábado, José Luis García Arias aseguraba que era él quien había llamado a la Policía Nacional ante el intento de acceder a su vivienda, ayer los actuales gestores del grupo Melca negaban ese hecho y se atribuían la llamada a la Policía Nacional ante la negativa de García Arias de facilitarles el paso.

Desde el grupo Melca, se desveló ayer que el contrato de alquiler fue firmado por José Luis García Arias y Luis Miguel García Becerril, el único de los hijos que le respalda en el conflicto familiar que atraviesan. El acuerdo limita el alquiler a dos habitaciones y un despacho y «en caso de necesidad» permite el acceso a las zonas comunes.

Sin embargo, los actuales gestores del grupo consideran que el contrato de alquiler no puede impedir el acceso de la propiedad o personas autorizadas. Tampoco puede cambiar cerraduras o bloquear la entrada. De ahí que se presente una nueva solicitud ante el juez, en este caso para poder acceder a inventariar el catálogo de obras artísticas existentes en el interior de la Quinta.

Desde el grupo Melca se recordaba ayer que los bienes existentes en la Quinta pertenecen a las sociedades o son propiedad del matrimonio de García-Becerril y que, con este inventario, los actuales gestores quieren terminar con los insistentes rumores de venta de las obras artísticas.

La información también puede ayudar a contabilizar el patrimonio personal de García Arias de cara a una posible división de bienes del matrimonio.