El Comercio

La Policía reforzará su presencia en La Luz y solicita más colaboración ciudadana

Un grupo de hosteleros se reunió ayer en la biblioteca de La Luz con la alcaldesa y el jefe de la Policía Local.
Un grupo de hosteleros se reunió ayer en la biblioteca de La Luz con la alcaldesa y el jefe de la Policía Local. / JOSÉ PRIETO
  • Las investigaciones que se han llevado a cabo hasta ahora apuntan a que se trata de sucesos puntuales causados por distintas personas

  • La alcaldesa y el jefe de la Local mantuvieron ayer un encuentro con los hosteleros del barrio

La oleada de robos que en las últimas semanas ha sufrido el barrio de La Luz forzaron ayer una reunión de la alcaldesa, Mariví Monteserín, y el jefe de la Policía Local, Rafael Rodríguez, con los hosteleros de la zona y la asociación de vecinos, en la que se expusieron los últimos hechos ocurridos y el Ayuntamiento comprometió más presencia policial en la zona para mejorar la vigilancia.

«Queremos hacer una actuación especial estos días en esta zona», aseguró la regidora al término de la reunión. «Tendemos más presencia física y seremos más visibles para ayudar a dar seguridad a los vecinos», añadió. La intención es que esta intensificación de la vigilancia policial se haga de forma coordinada con otros cuerpos, caso de la Policía Nacional. Las actuaciones comenzarán a organizarse hoy mismo en el seno de la comisión técnica de coordinación, un órgano creado el pasado mes de agosto para mejorar la organización entre Policía Local, Nacional y Guardia Civil.

En la reunión de hoy se pondrá sobre la mesa toda la información de la que se dispone hasta la fecha para compartir datos, intercambiar impresiones y tratar de avanzar en unas investigaciones que, de momento, según explicó ayer la alcaldesa, apuntan a que se trata de sucesos aislados y causados por diferentes personas, no a un culpable único.

En el encuentro se expusieron los múltiples incidentes que los negocios de la zona han sufrido recientemente, la mayoría de ellos asaltos a locales hosteleros, aunque también se han sucedido los desperfectos e intentos de robo en vehículos. El último aún sucedió anteanoche, cuando un vehículo estacionado en la calle Pizarro apareció con uno de los espejos retrovisores destrozados.

Aportación de datos

Ha habido actos de vandalismo como este, varias sustracciones de ruedas de coches o quema de contenedores, pero lo que preocupa es, sobre todo, el robo de vehículos y en negocios. De esos ha habido en abundancia estos últimos días, como el ocurrido hace tres noches en la cafetería Roma, donde los ladrones entraron a golpes y destrozaron las máquinas tragaperras en busca de la recaudación. El pasado domingo, otras dos personas intentaron irrumpir en el bar El Naranjal forzando la puerta, aunque el hecho de que el propietario oyera los ruidos hizo desistir a los ladrones, que acabaron huyendo.

La voz de alarma de un vecino evitó también la semana pasada el robo en otro local de hostelería del barrio, y por eso tanto la Policía como el Ayuntamiento pidieron ayer más colaboración ciudadana. «puede ser muy buena para sorprender a alguien in situ o incluso para identificar a algún sujeto», apunto Monteserín.

Los diferentes organismos intentarán atajar estos incidentes que se vienen repitiendo de forma más intensa estas últimas semanas, aunque los bares y cafeterías de la zona están acostumbradas a ser objeto de actos violentos con relativa frecuencia. «Los hosteleros están preocupados», reconocía la alcaldesa. «Hemos hecho un análisis objetivo y los afectados sienten inseguridad, cosa que es normal, pero no podemos decir que haya una alarma extraordinariamente grave», consideró. Incidió, eso sí, en que es necesario tomar medidas y hacerlo, además, de forma coordinada con la Policía Nacional para mejorar la eficacia.

Se espera, pues, que a partir de ahora haya una mayor presión policial en las calles de La Luz, y que esta haga desistir a los vándalos y ladrones de continuar asaltando negocios y vehículos. «A toda esta gente se la acaba pillando, como hemos visto este verano, por ejemplo, con la oleada de robos en viviendas», defendió la regidora avilesina.

«Necesitamos que se vea más la Policía en el barrio», defendió también la presidenta de la asociación de vecinos, Carmen Martínez, que aseguró también que se dejaría a los agentes que continuasen las investigaciones. «Lo que más deseamos es que encuentren a los causantes y sean capaces de conseguir tantas pruebas que ningún juez pueda dejarles en libertad», apostilló.

Martínez también incidió en la necesidad de intensificar la colaboración ciudadana para que sucesos como estos no vuelvan a ocurrir. «Tenemos que echar una mano entre todos», comentó. Con todo, la sensación que los hosteleros expusieron en la reunión no fue la de trabajar en una zona insegura. «Ellos han hecho la reflexión de que aquí se vive bien y que estas cosas que están pasando son una verdadera pena», confesó la alcaldesa.