El Comercio

M. O. M. no volverá a patrullar las calles de Avilés.
M. O. M. no volverá a patrullar las calles de Avilés. / PIÑA

El Ayuntamiento sancionará a los policías condenados y uno dejará de patrullar

  • El expediente disciplinario plantea entre uno y seis meses de suspensión de los cuatro agentes, aunque ya se habrían cumplido de forma preventiva

Con el proceso penal desarrollado se había convertido en un pleno trámite, pero el expediente administrativo abierto en el Ayuntamiento a los cuatro policías juzgados por presunta detención ilegal y amenazas a un corverano ya ha llegado a su fase final con la propuesta de sanción. Aunque el gobierno local aseguraba ayer que hará públicas las conclusiones en octubre, LA VOZ DE AVILÉS ha podido saber que el expediente está ya resuelto por parte del instructor. Su propuesta de sanción es de seis meses de suspensión a los tres condenados por amenazas en el proceso juzgado en la Audiencia Provincial.

Se trata de los agentes cuyas iniciales se corresponden con M. O. M., J. M. F. y J. I. M. R. Además, el instructor propone un mes de suspensión a A. M. M., que resultó absuelto en el juicio. Estas sanciones no conllevarán que los policías sean apartados de nuevo de sus funciones, ya que los cuatro fueron suspendidos de empleo y sueldo de forma preventiva durante más de un año desde mayo de 2015, tras desvelar LA VOZ la imputación por parte del juez de instrucción de un posible delito de amenazas, detención ilegal y torturas al detener a C. M. S. y trasladarlo a una nave de Divina Pastora antes de ponerlo en manos de la Policía Nacional en comisaría.

M. O. M., condenado a seis meses de cárcel por amenazas al vecino de Corvera tras apagar éste, supuestamente, un cigarro en la ropa de un discapacitado, hijo de un compañero, y hacerle presuntas proposiciones sexuales, patrulla de nuevo las calles de Avilés desde el pasado mes de julio. Lo hace en solitario, sin la compañía de otro agente, como suele ser habitual, al volante de un vehículo policial del servicio 092. Según fuentes consultadas por este periódico, esta situación también se cambiará a propuesta de la Jefatura de la Policía Local. Lo más probable es que M. O. M. pase a desarrollar un trabajo de carácter interno dentro de la Policía Local, sin estar en contacto directo con los ciudadanos.

Por su parte, J. I. M. R, el padre del discapacitado, condenado a tres meses de prisión, que también se había reincorporado al cuerpo policial, tal y como desveló este periódico, trabaja en el departamento de atestados policiales. El tercer policía local, J. M. F., condenado también a seis meses de cárcel por amenazas, está en situación de baja médica, al igual que el cuarto agente implicado, aunque finalmente absuelto, A. M. M.

En el caso de los policías locales, su régimen disciplinario es el mismo que el de la Policía Nacional y a él apelaron sus defensas para su reincorporación al puesto de trabajo tras la sentencia judicial firme, a pesar de que aún no se había resuelto el expediente administrativo en el Ayuntamiento. Una vez cumplimentado este trámite, seguirán en activo al haber cubierto -incluso superado- el tiempo de sanción de empleo y sueldo que les impuso en su día la alcaldesa, Pilar Varela.

El juicio por la presunta agresión y proposiciones sexuales al hijo discapacitado de uno de los agente condenados, se celebrará el próximo 10 de octubre.

Temas