El Comercio

Flores para engalanar una mina

Los concursantes disfrutaron de un tiempo espléndido durante su visita al Museo de la Mina de Arnao.
Los concursantes disfrutaron de un tiempo espléndido durante su visita al Museo de la Mina de Arnao. / JOSE PRIETO
  • El concurso visita Arnao antes de afrontarhoy la última jornada en La Magdalena

El frenesí organizativo no ha impedido que los concursantes disfruten de los días de competición en el certamen de Interflora para elegir al Mejor Artesano Florista de España (MAF). Las pruebas, que se trasladaron el jueves al Cementerio de La Carriona y ayer al Museo de la mina de Arnao, han puesto contra las cuerdas durante los últimos tres días a los veinticinco participantes que luchan por alzarse con la distinción en esta segunda edición.

«Tanto concursantes como organizadores estamos trabajando muy duro y bajo mucha presión porque llevar a cabo este tipo de encargos sorpresa en diferentes puntos de la comarca supone un sobresfuerzo», comentaba ayer durante la visita a Arnao Eduardo González, director de Interflora y una de las pocas personas que conoce la mecánica de las pruebas. Los concursantes realizaron una visita guiada al mítico emplazamiento con el fin de inspirarse antes del trabajo.

«En esta ocasión el encargo es una alegoría a la minería y a la revolución industrial, a mí personalmente me parece una atmósfera irrepetible», aseguraba González mientras desvelaba que el objetivo de estas salidas es «sacar a los participantes de su zona de confort». Parece que funciona, ya que pese a que los encargos suelen basarse en el trabajo diario de un florista, algunos profesionales como Mario Ortas, empleado de la Floristería Freesia de Madrid, encuentran el trabajo muy desafiante. «Lo que más me ha sorprendido es el altísimo nivel que hay, me estoy tomando estos días más bien como un curso que como un concurso», apuntó el participante.

Un caso similar al de la italiana Catia Notarnicola, que visita Avilés en representación del Hotel Princesa Yaiza de Lanzarote. «Desde el hotel este año se ha decidido invertir el presupuesto de cursos formativos para los decoradores en la participación en este certamen», explicaba la trabajadora. Todos sus compañeros coinciden en apuntar que coincidir durante cuatro días con otros profesionales del sector es la mejor plataforma para mejorar y compartir experiencias.

La gran mayoría de los participantes se presentan por primera vez al concurso, pero destaca la buena formación y la juventud en el grupo. «Estamos precisamente para eso, para dar la oportunidad a jóvenes talentos y dar a conocer a gente muy válida en la profesión», afirma Eduardo González. La ganadora de la primera edición, la burgalesa Sefa Tur, hablará hoy de la repercusión que supuso para ella coronarse como Mejor Artesano Florista y ofrecerá una demostración para todos los asistentes al Pabellón de La Magdalena a partir de las 13.15 horas.

Lo que ya se puede adelantar es que la florista no para de atender encargos; ayer tuvo que partir hacia Burgos para atender la decoración de una boda. Precisamente la recuperación económica del negocio es otra de las características comunes que señalan los trabajadores. «Pese a que la crisis se notó muchísimo, ahora parece que volvemos a cifras de ventas anteriores a 2008», reveló Mario Ortas.

Durante toda la jornada de hoy la actividad se desarrollará íntegramente en el pabellón y se extenderá hasta la medianoche, cuando se conocerá el nombre del ganador. Mañana a las 11 horas se celebrará un taller floral infantil en la Plaza de España como broche final.