El Comercio

La canaria Yanira Pérez, mejor florista artesana de España

Yanira Pérez se impuso a sus rivales a través de los diez encargos sorpresa de los que se compuso el concurso.
Yanira Pérez se impuso a sus rivales a través de los diez encargos sorpresa de los que se compuso el concurso. / EUSEBIO FERNÁNDEZ
  • El concurso de Interflora proclamó a la profesional de la Floristería Jícara de Madrid ganadora de esta segunda edición celebrada en Avilés

«La verdad es que no me lo esperaba, además de ser muchísimos participantes había mucho nivel», comenta aún abrumada Yanira Pérez, recién coronada mejor florista artesana de España. «Sí que era consciente de que existía una mínima posibilidad, pero cuando pasé el corte a la semifinal pensé que mi actuación se limitaría a haber conseguido quedar entre los diez mejores», reconocía esta tinerfeña residente en Madrid y trabajadora de la Floristería Jícara.

Durante la competición, diversos concursantes apuntaron el altísimo nivel que se encontraron cuando llegaron a Avilés, lo que hizo aún más difícil la decisión del jurado. «La última prueba consistió en la elaboración de un ramo de mano de estilo libre, pero se tuvo en cuenta toda la trayectoria y no sólo este último encargo», explicaba Yanira. Los trabajos sorpresa pusieron al límite las habilidades y la iniciativa de los veinticinco participantes, quienes durante los cuatro días de competición se trasladaron a diferentes puntos de la comarca para desempeñar las pruebas.

«Lo que más me ha gustado ha sido tener la oportunidad de conocer Avilés», reconocía la florista a la vez que aseguraba que «trabajar en el cementerio de La Carriona fue increíble, es un lugar impresionante». El concurso de Interflora también midió la capacidad de trabajar en equipo de los competidores, pero pese a lo que pueda parecer, el buen ambiente reinó durante toda la competición. «Estoy muy sorprendida, porque al principio me parecía raro trabajar mano a mano con los que al fin y al cabo eran mis rivales, pero he podido aprender muchísimo de todos ellos», admitió la ganadora, que acudió a Avilés sin más preparación que su formación previa.

Yanira Pérez, más allá del premio en metálico, espera que esta distinción le abra puertas y consiga ser «reconocida a nivel nacional», como ya fue el caso de la ganadora de la primera edición del MAF, Sefa Tur. Pero esta joven florista no se confía y ya piensa en continuar su formación para mejorar su técnica artística, si bien espera que sus oportunidades se multipliquen gracias al concurso.

Mucho más camino les queda por recorrer a los niños que ayer participaron en los talleres florales organizados en la Plaza de los Hermanos Orbón si desean dedicarse a la profesión, donde en este caso la diversión primó sobre la competición.