El Comercio

Luis Pastor, en una imagen promocional.
Luis Pastor, en una imagen promocional. / LVA

«La calle es una universidad al alcance de todos si la sabes aprovechar»

  • Luis Pastor , Cantautor

  • El artista actúa el viernes en el ciclo 'Voces Vivas' del Santacecilia para presentar su trabajo de más de cuarenta años cargado de crítica social

Los años han pasado por Luis Pastor (Cáceres, 1952), pero las ganas de seguir haciendo música y denunciando las injusticias sociales permanecen intactas. El combativo cantautor ofrecerá este viernes a partir de las 21.30 horas un concierto en el Santacecilia enmarcado dentro del ciclo musical 'Voces Vivas', festival que busca dar voz a los artistas que tienen «mucho que cantar y contar».

¿Qué supuso para usted llegar a Madrid tan joven? ¿Cree que el cambio influyó de manera crucial en su carrera?

Partí con mi familia antes de cumplir los nueve años, como mucha gente hizo en aquellos años en busca de un futuro mejor y como también sigue sucediendo hoy en día a mayor escala. Pasamos por bastantes lugares antes de llegar a Vallecas. La verdad es que ese barrio cambió mi vida, me hizo ser el cantante que soy ahora. Seguramente si me hubiese quedado en Cáceres ahora tendría otro oficio, o como mucho hubiese sido un cantante de orquesta o de copla, que eran los estilos que se escuchaban en mi casa. Además, para mí fue muy importante encontrar a gente inmigrante que como tú venía a buscarse la vida desde distintos puntos de España, intercambiábamos testimonios y vivencias que influyeron mucho en mí.

Hablando de buscarse la vida, usted comenzó a trabajar desde muy pequeño y con catorce años abandonó la escuela. Echando la vista atrás, ¿se arrepiente ahora?

No soy una persona que se arrepienta de las cosas que ya han sucedido, porque pienso que soy un privilegiado. Aunque es cierto que comencé a trabajar muy joven, esto me sirvió también para abrirme camino en la música. Además, considero que soy una persona con mucha cultura, he dado incluso charlas en escuelas y universidades. Siempre digo que mi conocimiento viene del contacto con las personas, del privilegio de haber viajado y haber conocido a muchísima gente de muchas culturas distintas. La calle es una universidad al alcance de todos si la sabes aprovechar, siempre sin quitar importancia a la formación académica.

Comenzó su carrera musical en unos tiempos muy complicados para la libertad. ¿Qué era más importante para usted en aquella época, su faceta de 'revolucionario' o la música?

Iba muy unido una cosa con la otra. Al grupo de cantautores de aquellos años, que no se volverá a repetir nunca, no les diferenciaba del resto los ritmos de su música, sino que tuvo que ver con su ideología, con la lucha contra la dictadura.

¿Cree entonces que la música tiene que tener la función de denuncia social?

En aquella época no se podía manifestar la oposición política, por lo que en ese sentido sí que fuimos los abanderados de todas esas ganas de lucha a través de nuestras canciones. Yo me he sentido militante toda mi vida, pero más aún en aquellos años cuando a veces tenía la sensación de ser más político que músico. Muchos de nosotros no hemos renunciado aún a esta manera de entender la música como un instrumento que puede transformar la sensibilidad de las personas.

Hace unos años comentaba que a veces sentía que su repertorio centrado en la crítica social no llegaba ya tan fácilmente a la gente. ¿Lo sigue pensando?

Si hay algo que ha caracterizado a mis composiciones desde finales del siglo pasado es la capacidad de ir por delante de los acontecimientos. Por ejemplo, siempre me ha gustado abordar el tema de la inmigración, de contar las historias de las personas que se ven forzadas a abandonar su hogar para ir en busca de un futuro mejor. Ahora desgraciadamente ya es un tema de crisis humanitaria; quiero que la gente que escucha mi música vea a estas personas desde un punto de vista generoso pensando que mañana estas personas pueden ser ellos. Sin ir más lejos, mi hijo de 25 años ya lleva cinco trabajando en Londres para intentar salir adelante. Me cuesta recordar que yo dijese eso, creo que este tipo de problemáticas siguen siendo fuente de preocupación de todos.

Si escribiese una canción sobre la actual situación política de España, ¿cómo la titularía?

No lo sé, incluiría 'chorizo' supongo (risas). Me da mucha pena y rabia porque tengo la sensación de que estamos retrocediendo y perdiendo conquistas que ya conseguimos en el pasado con mucho trabajo.

Después de una carrera tan intensa, ¿espera algo más del futuro?

Yo quiero morir cantando, ese sería mi sueño. Nunca he contemplado la posibilidad de dejarlo porque disfruto muchísimo y me siento realizado. Tengo ya 64 años, pero a mí, de momento, no me jubila nadie.