El Comercio

Cáritas afronta el nuevo curso con el reto de la integración

Una voluntaria trabaja en el ropero de Cáritas.
Una voluntaria trabaja en el ropero de Cáritas. / MARIETA
  • El objetivo es mejorar y desarrollar los proyectos para dar herramientas útiles a los necesitados que buscan ayuda

Las labores de los más de 300 voluntarios y trabajadores de Cáritas Arciprestal de Avilés volverán a ayudar un año más a los más necesitados de la comarca. Esta tarde se inaugura el nuevo curso con un programa de actividades que comenzará a las cinco de la tarde en el Centro de Profesores del colegio Marcelo Gago. Ramón Méndez Navia, responsable de Animación en el Arciprestazgo de Oviedo, coordinará una charla sobre 'Las personas sin hogar'.

Con el objetivo de poner cara al trabajo y la ayuda constante del colectivo, en este coloquio también participarán tres usuarios de los albergues y casas de acogida de Cáritas en Asturias. Una hora más tarde y ya en la Iglesia de San Agustín, situada detrás del Centro de Salud de La Magdalena, tendrá lugar una misa presidida por don Juan Manuel Suárez, Delegado Arciprestal de Cáritas de Avilés, pero en la que también estarán presentes varios sacerdotes de las distintas parroquias de la ciudad.

Tras el acto religioso, se recibirá en las dependencias del Mueblero en los bajos de la Iglesia a todos los voluntarios de Cáritas para servirles un 'vino español'. En este espacio los trabajadores podrán debatir sobre los proyectos inmediatos del colectivo, que pretende consolidar y desarrollar su programa de cursos y actividades. Entre todos estos propósitos destacan la Bio-Escuela de Valliniello, en la que se ofertan estudios de agricultura ecológica, y el I Taller Horizontes, que enseñará a cuidar a las personas mayores dependientes y al buen reparto de tareas domésticas, haciendo especial hincapié en la cocina.

Además de estos cursos, Cáritas presenta actividad en los Centros Infantiles de Día 'Colores', 'Arco Iris' y 'Parchís' y los roperos de Versalles (el central) y de Sabugo. En el Centro Labora se intenta mejorar la empleabilidad de las personas que acuden en busca de trabajo y en la Casa de Acogida 'Luz Rodríguez Casanova' de Valliniello atienden a la gente que desea rehabilitarse. Por último, Cáritas lleva actualmente la gestión del Hogar Municipal de Transeúntes de la Calle de la Estación.

Todos estos proyectos conforman un planteamiento muy ambicioso que ya el año pasado les llevó a proporcionar amparo y ayuda a 1.021 familias, que se traducen en más de 2.500 personas. La labor de Cáritas es primordial para muchos núcleos familiares, donde las estructuras tradicionales se vieron afectadas por la explosión y prolongación de la crisis económica dejando a uno o más miembros en paro.

Premio a la Acción Social

Por todos estos motivos, el trabajo de Cáritas Arciprestal de Avilés, grupo dependiente de la Iglesia católica, no pasa desapercibido y ya le ha valido diversos reconocimientos. El último, el Premio a la Acción Social de LA VOZ DE AVILÉS, distinción que se otorgará oficialmente el próximo miércoles 5 de octubre durante la ceremonia en la Casa de Cultura.

El dinero invertido por el grupo el año pasado en tareas de ayuda directa se situó en torno a los 420.000 euros, de los que la mayoría se destinaron a asistencia alimentaria. La necesidad de las familias de hacer frente a otros gastos urgentes como la hipoteca u otros préstamos bancarios deriva en la necesidad de extender este tipo de amparo, sobre todo cuando hay menores inmersos en la situación.

Que todos estos proyectos se puedan materializar depende de las donaciones, pero sobre todo del trabajo diario de todos los voluntarios que colaboran desinteresadamente en este arduo trabajo.