El Comercio

«Sólo traía los coches, imagino que los pagos se hacían por transferencia»

Los diez acusados, en la zona central, con sus abogados a ambos lados de la sala.
Los diez acusados, en la zona central, con sus abogados a ambos lados de la sala. / JOSE PRIETO
  • El juicio por supuesto fraude fiscal en la compraventa de automóviles desde Alemania concluye hoy con la declaración de los peritos

El juicio contra los diez acusados de presunto fraude fiscal por no declarar el Impuesto sobre el Im puesto sobre el Valor Añadido (IVA) en decenas de operaciones de compraventa de vehículos entre Alemania y España, que desde el lunes se sigue en el Juzgado de lo Penal Número 1 de Avilés, concluirá hoy con la declaración de los peritos. Ayer, en una sesión muy breve, se pudo escuchar el testimonio de un comercial de las empresas Carsitoño y Hofcasmar y del responsable de taller de Automóviles Antón, que especificó las funciones que desempeñaban sus jefes, los propietarios de la compañía, según pudo comprobar en los once años que trabajó allí, de 2004 a 2015.

Relató que C. L. G. realizaba labores administrativas y que de la venta de vehículos se encargaba J. L. S. Asimismo, en una testifical sin apenas preguntas, confirmó que el servicio de taller recibía, principalmente, coches y furgonetas de particulares.

Más extensa fue la declaración del primer testigo, comercial en nómina de la empresa Hofcasmar para la que «traía coches de Alemania». «Yo solo cumplía órdenes de T. H.», gerente de Hofcasmar. Aseguró que no conocía el precio de los coches que iba a buscar, que no tenía poder ni llevaba dinero para negociar nada y que tan solo llevaba una autorización para traer un determinado vehículo «que no sé a qué empresa se daba». Sobre los pagos, aseguró que él no traía facturas de Alemania, «imagino que los pagos se harían por transferencia».

Reconoció que había «mucha actividad» comercial con vehículos que se vendían tanto a empresas como a particulares, en menor medida, y confirmó las quejas del propietario de Automóviles Antón por el retraso en la recepción de los coches, algo que «podía ser habitual» en este negocio de compraventa.

Aunque estaba en plantilla de Hofcasmar, afirmó que en alguna ocasión había realizado alguna labor para Carsitoño que se le abonó en efectivo, pero dijo desconocer aspecto alguno sobre esta empresa.

La Fiscalía solicita multas que suman cerca de medio millón de euros, la misma cuantía supuestamente defraudada, a los diez acusados, además de un año de cárcel salvo para tres de ellos, para los que pide cuatro.