El Comercio

Nueva Rula convoca tres plazas para la fábrica de hielo

El hielo se suministra directamente a los barcos mediante mangueras.
El hielo se suministra directamente a los barcos mediante mangueras. / MARIETA
  • Son en régimen de contratación indefinida en la categoría de técnico cualificado en mantenimiento de instalaciones frigoríficas

Nueva Rula de Avilés ha abierto la convocatoria de empleo público destinada a cubrir tres plazas vacantes de técnico cualificado en mantenimiento de instalaciones frigoríficas en la fábrica de hielo. Encuadradas en el grupo profesional servicios, nivel 2 y en régimen de contratación indefinida, los candidatos han de acreditar estar en posesión del título de ciclo formativo de grado medio 'Montaje y mantenimiento de instalaciones frigoríficas, climatización y producción de calor» o equivalente en dicha especialidad y contar con una experiencia laboral mínima de un año en el mantenimiento de instalaciones frigoríficas. El plazo de solicitud concluye a las dos de esta tarde.

Las pruebas de selección, cuya fecha o fecha aún no se ha señalado, consistirán en un ejercicio teórico tipo test, con treinta preguntas, y en uno práctico, al que únicamente podrán acceder quienes obtengan una determinada puntuación en el primero. Además de la puntuación en ambas pruebas a la hora de realizar la selección también se tendrán en cuenta otros méritos, como la experiencia laboral o formación complementaria.

Ubicada en la zona Sur de la nave principal de la nueva lonja y dotada de la más moderna tecnología, la fábrica de hielo de la sociedad Nueva Rula de Avilés tiene capacidad para producir hasta sesenta toneladas diarias, suficientes para abastecer las necesidades de la flota. Inaugurada en junio del año pasado, requirió una inversión de 1.557.564 euros, 870.000 aportados por el Principado a través de la dirección general de Pesca Marítima y el resto por la sociedad gestora de la rula. Da servicio todos los días del año durante 24 horas al día.

Las instalaciones pesqueras cuentan con un segunda fábrica de hielo, en servicio desde 1998 y plenamente operativa. Se dedica principalmente a producir hielo en formato cuadradillo (piedra), cuyo uso se limita principalmente a mantener fresco el bonito y en menor medida también el chicharro y la sardina.

Junto a ella aún se mantiene en pie el edificio, ahora calcinado, de la antigua fábrica de hielo, pieza clave del profundo proceso de modernización que acorde con las necesidades experimentó a principios de la década de los ochenta el sector pesquero en Avilés. Inaugurada en 1980 cesó actividad el pasado mes de abril y en agosto, cuando aún no había finalizado el desmontaje, fue pasto de las llamas. Las causas del incendio, que disparó todas las alarmas y generó una gran humareda, aún no se esclarecido.

El edificio amenaza con derrumbarse y será demolido, destino que en cualquier caso ya estaba escrito. La decisión se había tomado con anterioridad al incendio sin que hasta el momento la Autoridad Portuaria, su propietario, haya anunciado el uso que le dará a la parcela, situada a pie de muelle. Uno de las posibilidades que se barajan es acondicionarla como punto limpio.