El Comercio

La supervivencia de cáncer de colon alcanza al 60% de los pacientes

Paula García y Concepción Ildefonso, ayer en el salón de actos del Hospital San Agustín.
Paula García y Concepción Ildefonso, ayer en el salón de actos del Hospital San Agustín. / JOSÉ PRIETO
  • Las doctoras María Concepción Ildefonso y Paula García presentan el primer estudio sobre los enfermos de tumores colorrectales en Avilés

El Área Sanitaria III alcanza una supervivencia del 60% en los pacientes de tumores colorrectales, según los datos de un estudio de supervivencia en el periodo 2010-12 elaborado por las doctoras María Concepción Ildefonso Cienfuegos, del servicio de Cirugía General del Hospital Universitario San Agustín, y Paula García Teijido, del servicio de Oncología del centro de referencia del Área Sanitaria III.

La presentación de la investigación abrió ayer las sesiones generales para el curso 2016-17 del hospital avilesino. Tal como indicaron las ponentes, es un estudio complejo de realizar, ya que se necesita recabar los datos y hacer un seguimiento temporal. De hecho, es el primer análisis de este tipo que se realiza en el Área Sanitaria III. Hasta la fecha, los trabajos se habían centrado en la incidencia.

Su elaboración es de gran importancia, habida cuenta que el Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) impulsa la aplicación en toda la región de un programa de detección precoz de tumores colorrectales. Así, se tendrán datos objetivos para comprobar el resultado de las medidas de prevención.

En su intervención, las doctoras Paula García Teijido y María Concepción Ildefonso Cienfuegos explicaron que los resultados se encuentran en la media de otros estudios similares en los países de nuestro entorno. Sirva como comparación que en Estados Unidos se viene alcanzando unos porcentajes de supervivencia a los cinco años del 65%, siendo un país donde se encuentran más generalizadas las medidas de prevención como las pruebas de sangre oculta en heces.

Otra clave del estudio es que abarca todo tipo de niveles de desarrollo de la enfermedad. Cada uno cuenta con una evolución muy diferente. «Recibimos muchos tumores avanzados. Uno de cada cuatro pacientes se encuentra en estadios avanzados. La mayoría se encuentran en niveles intermedios», comentaron ambas especialistas.

Detección precoz

De ahí la importancia de la detección precoz que siempre mejora las perspectivas del tratamiento. «Es muy importante que, a partir de los 50 años, todo el mundo acuda a realizar las pruebas de sangre oculta en heces», destacaron las doctoras.

La detección precoz de este tipo de tumores suele facilitar la intervención y ofrecer mejores perspectivas para el paciente.

Una serie de consejos saludables también puede ayudar a reducir el número de casos. Suprimir el exceso de alcohol y tabaco, comer más fibra y reducir las carnes rojas son recomendaciones para disminuir la repercusión. Ambas doctoras evitaron la polémica sobre la ingesta de carnes rojas. «Comerla un par de veces a la semana no es malo; el riesgo se encuentra cuando se consume a diario. Es lo que se debe evitar», apuntaron.

El ejercicio físico y evitar el sedentarismo son otros consejos que ayudan a evitar este tipo de tumores. Además, tanto en Avilés como en el resto de áreas sanitarias asturianas, ya existe un control específico de los familiares en primer grado de pacientes de este tipo de tumores para su detección precoz. En el caso del estudio avilesino, ambas ponentes destacaron la incidencia de este tipo de enfermedad en la población.

Actualmente, representa el 15% de los tumores malignos en la población, aunque se registra una mayor incidencia en los varones que en las mujeres. El 61% de los tumores de este tipo se registran en hombres, según expusieron. Esta variable no es especialmente significativa y la bibliografía consultada por las investigadores demuestra que en el resto de países europeos se vienen produciendo una división similar entre ambos sexos.

Como sucede con el resto de pacientes oncológicos, el estudio demostró que no existe lista de espera y la intervención es inmediata. En el caso de los tumores de colon y recto, la mayor parte del tratamiento se realiza desde el propio Hospital Universitario San Agustín, sobre todo por los servicios de Cirugía y Oncología.

Tan sólo se remiten al Hospital Universitario Central de Asturias la cirugía de metástasis. En el caso de los tumores de recto, si es necesaria la aplicación de radioterapia los pacientes son tratados por la unidad existente en el Hospital de Jove, en Gijón.