El Comercio

Las obras renuevan el interior del albergue de transeúntes

Una trabajadora social muestra las nuevas duchas del centro municipal.
Una trabajadora social muestra las nuevas duchas del centro municipal. / MARIETA
  • Concluyen los trabajos en el centro gestionado por Cáritas en la calle de La Estación y que han afectado principalmente a los baños

Un mes han durado las incomodidades para los residentes del albergue de transeúntes por unas obras de reforma en los baños que, a cambio, les han dejado un centro prácticamente renovado. Era lo único que le faltaba por mejorar a un edificio que, por lo demás, se encuentra perfectamente mantenido.

Desde hace unos días, los usuarios del albergue disfrutan de unos aseos con aspecto renovado, aunque lo verdaderamente importante es la obra que no se ve, la que evitará las filtraciones de agua que preocupaban a Cáritas por el deterioro que causaban en otras salas de un edificio municipal.

Las obras comenzaron a mediados de agosto con la reparación de las fugas en la instalación de fontanería, para lo que hubo que demoler suelo y paredes. Se aprovechó para impermeabilizar ambos frentes y para instalar pavimentos antideslizantes y desagües para la correcta recogida de agua en la zona exterior a los nuevos platos de ducha.

Las puertas de las duchas se han sustituido por sendas mamparas, más prácticas en un servicio comunitario con gran trasiego en determinadas franjas horarias. Se ha cambiado también la puerta principal de acceso a los baños, que hasta ahora no contaba con una rejilla de ventilación, con lo que se espera aliviar las condensaciones de vapor por el agua caliente de las duchas. Algo a lo que también contribuirán las ventilación forzada en los falsos techos. En definitiva, unos baños renovados, «otros baños», como ayer resumían las trabajadoras, para un centro que registra cada años alrededor de ocho mil pernoctaciones, tanto de usuarios en tránsito como de internos.

En 2014 fueron 8.272 y en 2015 bajaron a las 7.779. Según ha detectado Cáritas, cada vez hay menos usuarios que requieren del albergue por situaciones de emergencia, pernoctando en él solo unos días, y cada vez es más alto el número de personas que se queda más de un mes. La crisis no ha hecho mella en el número de personas sin hogar, pero sí parece haber contribuido a cronificar su situación.

La empresa Mancue S.L. fue la adjudicataria de unas obras por un importe de 38.720 euros y que, como es lógico, trataron de hacerse en las horas centrales del día, cuando menor uso tienen los aseos.

Cáritas gestiona el albergue de transeúntes desde 2005 y este año termina el plazo de la última concesión ganada en concurso público. La concejalía de Bienestar Social destinó en 2014 un montante de 800.000 euros para la entidad que cogiera las riendas de este servicio público.

Además de ofrecer comida y cama, el edificio de la calle de La Estación funciona como centro de día para ofrecer una sala y actividades a personas sin hogar que, por los motivos que sean, no se plantean dormir en el albergue. Tiene una ocupación diaria de 25 personas.

El viernes 30 el albergue de transeúntes celebrará la habitual jornada de puertas abiertas.