El Comercio

El PP propone bonificar la plusvalía municipal en casos de herencias

Vista general de Avilés desde La Magdalena.
Vista general de Avilés desde La Magdalena. / MARIETA
  • Pretende lograr bonificaciones progresivas en los casos en los que la vivienda heredada sea residencia habitual

  • Será una de las alegaciones que hará al PSOE en la negociación de las ordenanzas

La negociación de las ordenanzas municipales sigue su curso y los grupos de la oposición empiezan a desgranar las propuestas que pretenden presentar al gobierno para su inclusión. Ciudadanos ya había anunciado que lucharía por rebajar aún más el tipo de IBI, y ahora el PP ha puesto sobre la mesa unas bonificaciones, inexistentes hasta ahora, en el impuesto de la plusvalía municipal.

Su intención es que se apliquen únicamente en casos de herencias y siempre y cuando esa vivienda que se recibe constituya la vivienda habitual de quienes la heredan. «El gobierno propone bonificaciones en base al valor catastral, pero eso resulta poco justo», defiende el concejal popular Constantino Álvarez, que considera que los impuestos deben ser progresivos y que, tal y como marca la ley, cada ciudadano contribuya «de acuerdo a su capacidad económica».

En este sentido, la propuesta de los populares contempla que las bonificaciones se hagan «en función de los ingresos brutos de las personas, y plantea una tabla con tres escalas por la cual, aquellos cuyos ingresos brutos anuales sean inferiores a los 25.000 euros, tengan una bonificación del 95% en este impuesto, pero que ese porcentaje baje al 50% cuando los ingresos vayan de los 25.000 a los 50.000 euros, y sean del 10% para el resto de casos.

«Las personas que tienen ingresos bajos puede que se libren del impuesto de sucesiones, pero de la plusvalía no les salva nadie», advierte Álvarez, que recuerda que «un mileurista que tiene que hacer frente a 6.000 u 8.000 euros de plusvalía probablemente tenga que pedir un préstamo», y pone de manifiesto que, cada vez más, «se dan situaciones muy complicadas en los casos de herencias».

Las bonificaciones al Impuesto de la Plusvalía no son frecuentes en los ayuntamientos españoles, pero sí existen en algunos puntos del país. Es el caso de Vitoria, donde el planteamiento es similar al que hace el Partido Popular para Avilés, o de otros municipios como Marbella, donde el fin que se busca no es el de equilibrar las rentas, sino el de favorecer a una población fija que es minoritaria debido al carácter eminentemente turístico de esa zona de Málaga.

Los populares avilesinos ponen además sobre la mesa la necesidad de regular una cuestión que ya plantean las ordenanzas municipales, pero que nunca ha llegado a concretarse: la bonificación de la plusvalía en las herencias de aquellos inmuebles que se encuentren dentro del perímetro del conjunto histórico-artístico cuando se acredite haber realizado obras de conservación de esas viviendas o edificios. «Hay un caso de una persona que, tras diez años de pleitos, logró la exención, pero nunca se ha regulado esta cuestión», asegura Álvarez.

El PP asegura que esta medida tiene un gran «calado social», y que además cuenta con respaldo legal. En este sentido remiten a la Ley reguladora de las Haciendas Locales que, en su artículo 108.4 especifica que «las ordenanzas fiscales podrán regular una bonificación de hasta el 95% de la cuota íntegra del impuesto, en las transmisiones de terrenos, y en la transmisión o constitución de derechos reales de goce limitativos del dominio, realizadas a título lucrativo por causa de muerte a favor de los descendientes y adoptados, los cónyuges y los ascendientes y adoptantes».

Se da la circunstancia además de que la plusvalía es uno de esos impuestos en los que el Ayuntamiento de Avilés está recaudando este año más de lo previsto. Cuando los presupuestos preveían ingresar alrededor de 900.000 euros en todo el ejercicio, en lo que va de año ya se han reconocido facturas por valor de 1,04 millones de euros, por lo que consideran que hay margen para aplicar las bonificaciones que ellos proponen, y que son diferentes de las elevadas a la negociación por los socialistas. El gobierno plantea rebajar el 60% de la cuota del impuesto cuando el valor catastral del suelo correspondiente a la vivienda transmitido no supere los 40.000 euros, y del 40% para valores catastrales comprendidos entre 40.000 y 60.000 euros.