El Comercio

Alcoa pide 41.000 euros de indemnización a los despedidos de Montrasa

  • Les acusa de un delito de usurpación por el encierro que llevaron a cabo en abril en las instalaciones de San Balandrán

Alcoa solicitó ayer ante el juez una indemnización de 41.000 euros a los trabajadores despedidos de Montrasa que, hasta el pasado mes de abril desarrollaban sus labores en la planta avilesina de la multinacional aluminera. Este dinero correspondería a los daños y perjuicios ocasionados por el colectivo durante los quince días que duró el encierro que mantuvieron en sus instalaciones, iniciado en protesta por sus despidos.

Según se detalló ayer en los juzgados de Avilés, esos 41.000 euros fueron los gastos ocasionados por las protestas de los 25 trabajadores que secundaron el encierro. La mayor cantidad, unos 33.000 euros, corresponderían al coste de las nóminas de dos guardas de seguridad que la empresa se había visto obligada a contratar, mientras que los otros 8.000 buscarían compensar los retrasos en la entrada a sus puestos de los empleados de Alcoa que se vieron retenidos en los cortes de carretera a la entrada de la fábrica que los despedidos realizaron durante varios días, según detalló ayer el presidente del comité de empresa, Ricardo Martínez.

Los trabajadores defienden que el delito de usurpación sólo se da cuando hay una entrada a la fuerza, y llaman la atención sobre el hecho de que no se personara ningún representante del sindicato Comisiones Obreras en el juzgado.