El Comercio

Público en el Electric Ladyland Festival del Niemeyer.
Público en el Electric Ladyland Festival del Niemeyer. / MARIETA

El Ayuntamiento asegura que el Niemeyer abonó el concierto de San Agustín

  • «Somos pretende seguir intentando sembrar dudas sobre la gestión administrativa municipal», denuncia el concejal Manuel Campa

El Centro Niemeyer habría abonado los 27.500 euros del Electric Ladyland Festival celebrado en su plaza la noche del 28 de agosto, en el marco de las fiestas de San Agustín. Así lo aseguró ayer el concejal de Turismo, Manuel Campa, cuyo departamento inició las gestiones de esta actuación, una de las más importantes de las fiestas patronales avilesinas.

La afirmación llega después de las acusaciones vertidas anteayer por Somos, que denunciaba la apertura de dos expedientes, sin informes técnicos que avalasen la contratación y sin que figurasen las tres ofertas que el Ayuntamiento hubiera debido solicitar a varias empresas debido a la cuantía del contrato. Campa, en cambio, calificó de «extraño y ridículo» que Somos pidiera esas tres ofertas. «No son necesarias y, además, sería imposible dadas las características especiales de este tipo de contratos a artistas», señaló.

El edil considera que Somos «sigue intentando sembrar dudas sobre la gestión administrativa municipal», y aseguró que él mismo les informó de que era el Niemeyer el que se iba a hacer finalmente cargo del coste del festival, que contó con las actuaciones del californiano Nick Waterhouse y los madrileños Aurora and The Betrayers.

«Los primeros contactos para la contratación se iniciaron desde el Ayuntamiento, y por eso abrimos un expediente, que está vacío ya que posteriormente se llegó a un acuerdo con el Niemeyer para la organización del concierto», explicó Campa, que agradeció al centro cultural «su contribución a la programación de las fiestas, su generosidad con la ciudad y su contribución y su contribución a que Avilés sea un referente dentro de la programación cultural y musical en nuestro país».

Somos, sin embargo, presentó anteayer un contrato con fecha del 25 de agosto firmado por los promotores del evento, la sociedad Lovejoyclub Gijón Entertainment, y Mariví Monteserín en calidad de alcaldesa de Avilés, denunciando que se había abierto inicialmente un expediente como contrato menor para después cerrarlo y abrir inmediatamente otro como procedimiento negociado sin publicidad, como correspondería por su cuantía económica, superior a los 18.000 euros que se marcan como límite para los contratos menores. «El objetivo era contratar a dedo», aseguraron.