El Comercio

La detección precoz del cáncer colorrectal se extiende a 43.578 pacientes de entre 50 y 69 años

Por la izquierda, Antonio Molejón, José Ramón Riera, Francisco del Busto y Begoña Martínez.
Por la izquierda, Antonio Molejón, José Ramón Riera, Francisco del Busto y Begoña Martínez. / JOSE PRIETO
  • El Servicio de Salud del Principado convocará a lo largo de octubre a los primeros 1.500 avilesinos que realizarán de forma voluntaria la prueba

Si usted cumple 69 años este mes de octubre recibirá en su domicilio una carta del Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA), una carta que puede salvarle la vida. Se trata de la invitación para participar en el programa de detección precoz de cáncer colorrectal que, desde el 1 de octubre, se extenderá a toda el Área Sanitaria III. Dos centros de salud, Cudillero y Piedras Blancas, ya han participado en la fase piloto para comprobar la eficacia del sistema de trabajo y la validez de los resultados, que se han mostrado acordes a la bibliografía sobre el tema.

Esta iniciativa se dirige a toda la población entre 50 y 69 años y, durante los dos próximos años, llegará a 43.578 avilesinos. El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, explicó que el objetivo del Principado es seguir extendiendo el cribado a toda la población. De momento, con Avilés ya se atiende al 15% de los asturianos.

La detección precoz del cáncer colorrectal es la única herramienta válida para reducir su mortalidad, habida cuenta de la ausencia de síntomas claros de un tumor que representa la segunda causa de mortalidad de los hombres y la tercera de las mujeres, según recordó ayer el consejero Francisco del Busto. En las mujeres mayores de 65 años se convierte en la primera causa de mortalidad. Las estadísticas del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos señalan una supervivencia del 92% en los estadios iniciales de este tumor, dato que, en los niveles avanzados, se reduce al 11%

Test de sangre oculta

Tal como explicó ayer Antonio Molejón, director general de Salud Pública, la carta que llegará al domicilio de los avilesinos invitará a su receptor a realizar el test de sangre oculta en heces. Es una prueba indolora, fácil de realizar y que es al única vía para alertar a los médicos sobre la existencia de lesiones pre-cancerosas o del propio tumor.

Una vez que la persona reciba la invitación, su enfermera en el centro de salud le explicará las características del programa, la forma de realizar la prueba y se verá si existen razones para que no participe en el programa. Apenas hay motivos para la exclusión: en el caso de enfermedad (como una diarrea o infección) será pospuesto. Tampoco participará si recientemente se le ha realizado una colonoscopia.

A partir de ahí, será cada persona la que decida realizar o no la prueba. Durante la fase piloto, participaron un 42% de las citaciones, un porcentaje similar a la mayoría de las regiones. Las comunidades más avanzadas alcanzan un 60% y es el objetivo del Principado a medio plazo.

La recogida de la muestra se realiza en el domicilio y se entrega en el Centro de Salud. Durante la fase piloto, apenas se produjeron fallos durante la recogida. A partir de ahí, se remitirán a un laboratorio.

Lo habitual es que los resultados se conozcan en el plazo de un mes. En el 93% de los casos, señaló el director general de Salud Pública, serán negativos. La persona no volverá a ser citada hasta pasados otros dos años.

El 7% restante será llamado desde el centro de salud para informarle de que el resultado es positivo, ofreciéndole una colonoscopia. Se tramitará desde el centro de salud, donde también se le indicará la preparación previa. Posteriormente se realizará por los especialistas del Hospital Universitario San Agustín.

Según se explicó ayer, estas pruebas tendrán un carácter preferente. La colonoscopia permite la exploración visual del intestino y se realiza con la persona sedada. Los datos aportados por Molejón indican que en 4 de cada 10 exploraciones no se detectó ningún tipo de indicio de cáncer colorrectal.

En el las otras seis, aparecen. En el caso de ser un pólipo, es decir, la lesión cuya evolución termina en la mayor parte de los casos en un cáncer, será extirpado. En el caso de localizar un tumor, el tratamiento comenzará de inmediato. «Es un programa con una gran rentabilidad diagnóstica» remarcó José Ramón Riera que no dudó en calificar el inicio del cribado como «una excelente noticia». A lo largo de octubre, el SESPA citará a las primeras 1.500 personas iniciando un ciclo bienal.