El Comercio

La Policía Nacional cierra la sala del 091 y atenderá las llamadas desde Oviedo

Agentes en las dependencias de la Comisaría de Avilés.
Agentes en las dependencias de la Comisaría de Avilés. / SERGIO LÓPEZ
  • Una única centralita gestionará las llamadas de las dependencias de Oviedo, Gijón, Mieres, Langreo y Siero, además de las de Avilés

Aquellos ciudadanos que llamen a la sala del 091 a partir del 1 de noviembre serán atendidos por un operador que descolgará el teléfono en Oviedo. La Comisaría de Avilés, como ocurrirá también con la de Gijón, se queda sin centralita. Después de muchos años de servicio ininterrumpido y recibiendo miles de llamadas al año, las políticas de ajuste de recursos y personal estipuladas desde la Dirección General de Policía obligan a centralizar las salas de todo el Principado en la Jefatura Superior, ubicada en Oviedo.

Será desde allí desde donde dispongan los efectivos y vehículos que acudan a una emergencia, tal y como se viene haciendo hasta ahora en las dependencias de la calle Río San Martín. En la actualidad los tiempos de respuesta policial en Avilés son muy rápidos, desde que se recibe la llamada hasta que el primer vehículo llega al lugar del suceso transcurren apenas unos minutos, y el objetivo es mantenerlo, aunque las llamadas sean canalizadas a más de 30 kilómetros de distancia. El auxilio humanitario representa el 50% de las comunicaciones que llegan por teléfono al servicio del 091. Los agentes que realizaban hasta ahora las labores de telefonistas y que forman parte del Grupo de Atención al Ciudadano pasarán dentro de un mes a desempeñar otras funciones.

La estrategia de rentabilización de efectivos y recursos que pone en marcha la Dirección General de la Policía se extiende a otras comisarías a nivel nacional, como en Madrid, donde las 17 comisarías de la comunidad autónoma están ya unificadas con una única centralita. En Oviedo se gestionarán las salas del resto de las dependencias con las que el Cuerpo cuenta en Asturias: Gijón, Mieres, Langreo y Siero, además de Avilés.

El caso de Gijón es excepcional, ya que se trata de la comisaría con mayor volumen de trabajo del Principado, lo que conlleva una pérdida de autonomía exponencial. Según ha podido saber este diario, inicialmente estaba previsto que la comisaría gijonesa mantuviese su propia centralita, si bien cambios de última hora han conllevado a la pérdida de este servicio de la ciudad con mayor población de la región, y por lo tanto con más servicios.