El Comercio

La catequesis vuelve de vacaciones

Los primeros encuentros en la catequesis de San Nicolás.
Los primeros encuentros en la catequesis de San Nicolás. / MARIETA
  • Las parroquias esperan unas cifras de asistencia similares a las del año pasado con el habitual repunte en el primer curso de Catecismo

  • San Nicolás de Bari ha sido la primera en retomar los cursos

Los cursos de Catecismo han vuelto a ocupar las parroquias del Arciprestazgo de Avilés desde ayer, cuando la iglesia de San Nicolás dio comienzo a todas sus clases a las seis de la tarde. Los alumnos de los tres primeros niveles, los más numerosos, centrarán su formación en preparar la Primera Comunión, mientras que los de los siguientes tres niveles participarán en los cursos de Perseverancia, enfocados en su caso a la Confirmación.

Alfonso López, que ejerce oficialmente como párroco de San Nicolás de Bari desde hace menos de un mes, se muestra muy entusiasmado ante la apertura de curso, ya que uno de sus principales cometidos tras su vuelta a Avilés es involucrar más a los jóvenes en las labores de la iglesia. «En total tenemos a unos 480 alumnos inscritos entre todos los cursos, la mayoría se concentran en los tres primeros, con una media de 120 niños por clase», cifra el párroco, a la vez que asegura que «son números bastante estables, las matriculaciones sólo aumentan discretamente en el primer curso».

Echando un vistazo a estas cifras, se puede observar que la Primera Comunión sigue ganando adeptos, aunque después estos abultados datos no se trasladen al segundo ciclo, correspondiente a los cursos de Confirmación. Lejos de resignarse, Alfonso López y el grupo de catequistas trabajan para revalorizar esta etapa. «Hay un colectivo de gente joven muy competente y dinámica impartiendo los cursos de Perseverancia que, además de los viajes y las convivencias, está comenzando a centrarse en potenciar las labores de voluntariado como la visita a asilos y albergues y el contacto con Cáritas», explica López. «Es importante que los jóvenes sepan que esta cara más amarga de la vida también forma parte de la realidad social», añade.

El párroco confía ciegamente en este grupo de profesores para afrontar su primer año al frente del Catecismo. «Ya se sabe que cuando llegas a un sitio tienes que aplicar lo del ver, oír y callar», bromea. La Iglesia de San Nicolás de Bari es la que más alumnos atiende en Avilés, hecho que Alfonso López cree que tiene más que ver con los horarios que con los servicios prestados. «Depende mucho de cómo se organiza cada familia, porque nosotros concentramos todos los cursos los sábados, mientras que otras parroquias dan clase entre semana», reconoce.

Es el caso de la de Santo Tomás de Cantorbery, la segunda más concurrida. Aquí los cursos de Catecismo se inaugurarán durante la Misa del domingo 16 de octubre y los alumnos se irán incorporando progresivamente durante esa semana dependiendo de su nivel: el lunes 17 los de segundo, el 18 los de tercero y el 19 los más benjamines. Los viernes se reservarán para los de post Comunión y Confirmación. Reinerio 'Neyo' Rodríguez, vicario de la parroquia, cifra en 60, 80 y 90 los alumnos de los primeros cursos respectivamente. «Son datos habituales y bastante aceptables si tenemos en cuenta que estamos en una zona con baja natalidad», comenta.

Inscripciones abiertas

A falta de que se cierre el periodo de inscripciones, los grupos de Perseverancia de Santo Tomás son sustancialmente más escuetos que los de San Nicolás, rondando la veintena de alumnos. Además del factor temporal, también hay que tener en cuenta la cercanía de los centros a las zonas escolares. La iglesia situada en San Francisco acoge de manera natural a los niños del colegio de San Nicolás, «una minoría del total» según López, pero también a los del Palacio Valdés, el Enrique Alonso e incluso del San Fernando.

Para compensar este hándicap, desde Santo Tomás buscan ofrecer durante el periodo escolar una misa dominical «muy enfocada a los más pequeños y que, de momento, está recibiendo críticas muy positivas», según apunta 'Neyo'.

No obstante, los párrocos coinciden en señalar la leve mejora y, por tanto, se preparan para afrontar en mayo y junio de 2017 unas cifras de Comuniones similares a las de este año, que se situaron en 637 en todo el Arciprestazgo -donde se incluyen los concejos de Carreño y Gozón-, confirmándose así la tendencia al alza ya registrada en 2015.

En San Nicolás 125 niños protagonizaron las multitudinarias ceremonias del 15 y el 22 de mayo y otros 91 escolares hicieron lo propio en Santo Tomás, donde se decidió dividirles en cuatro fechas distintas.