El Comercio

Crece el número de barcos de recreo que visitan Avilés

El puerto deportivo avilesino recibió este verano 161 embarcaciones en tránsito .
El puerto deportivo avilesino recibió este verano 161 embarcaciones en tránsito . / MARIETA
  • Durante el verano amarraron en el puerto deportivo 161, un 15% más

  • La mayoría son veleros con bandera extranjera y tres tripulantes que realizan una escala de tres o cuatro noches

El puerto deportivo recibió durante el verano la visita de 161 embarcaciones en tránsito, barcos de recreo que realizan una escala en Avilés durante sus travesías. La práctica totalidad eran veleros y únicamente diecinueve lucían pabellón español. La cifra supone un aumento del 15% con respeto al mismo periodo del año pasado. También ha crecido la estancia media hasta situarse en tres noches y media, según expone Mario Bada, presidente del Club Marina de Avilés-La Peñona, la entidad que desde mayo de 2015 gestiona el puerto deportivo de la ciudad.

De los 161 barcos, 103 eran de Francia, país que, al margen de la cercanía, cuenta con una gran tradición náutico deportiva. Según un informe elaborado por la Asociación Nacional de Empresas Náuticas, cuenta con medio millón de embarcaciones de recreo, mientras que en España no se llega a las 200.000. A gran distancia de los franceses, los barcos con pabellón británico ocupan el segundo puesto en el ranking de visitas extranjeras al puerto de Avilés, veinticinco, que no obstante son el doble que el año pasado. La relación la completan cuatro con bandera de Alemania, tres de Irlanda y de Holanda, dos de Bélgica, uno de Suiza y otro de Finlandia.

Según Bada, la tripulación media de las embarcaciones que recalan en Avilés es de tres personas por barco, «con un perfil económico medio-alto, gente que cuando llega a puerto gasta dinero». El presidente del Club Marina de Avilés-La Peñona destaca la importancia del sector náutico a nivel turístico. «En otros países de la Europa atlántica hay mucha afición a la náutica. A lo largo del año pasan a la altura de Avilés muchos barcos de recreo, sobre todo en verano, y la ría ofrece un puerto muy seguro en mitad del Cantábrico, con amarre a las puertas de una ciudad y de una comarca que tienen mucho que ofrecer. La mayoría de los que nos visitan se marchan encantados», dijo al respecto.

Bada atribuye el aumento en la llegada de embarcaciones de recreo en tránsito «a las campañas de promoción que durante el año realizamos en publicaciones especializadas. También hemos llegado a un acuerdo con la asociación de navegantes de La Rochelle (Francia). Les enviamos dípticos con información de la ciudad y sus socios, que son unos seiscientos, tienen un descuento en la tarifa de amarre».

El puerto deportivo cuenta con 228 puntos de amarre distribuidos en diecisiete pantalanes, al margen de otros ocho que se reserva para uso propio la Autoridad Portuaria de Avilés. Se distribuyen en diecisiete pantalanes diseñados para embarcaciones de entre cuatro y veinte metros de eslora, diecisiete de los cuales se destinan a embarcaciones en tránsito. Todos cuentan con suministro de agua y electricidad, accesos controlados mediante tarjeta electrónica, vigilancia mediante cámaras de seguridad y red inalámbrica de acceso a internet gratuita.

Las tripulaciones en tránsito disponen igualmente de servicio de ducha y lavandería en un local propiedad de la Autoridad Portuaria sito en el edificio de la antigua lonja de pescado y cedido al club en régimen de alquiler. También se ha instalado un sistema de contención de posibles vertidos al mar, una de las medidas exigidas en las bases del concurso público abierto por la Autoridad Portuaria para adjudicar la gestión del puerto deportivo. La concesión es por cuatro años, a razón de 86.902 euros cada uno, y el Club Marino de Avilés fue el único que presentó oferta.

El más barato

Al margen de las embarcaciones en tránsito, la ocupación anual del resto de los pantalanes, en régimen del alquiler, ronda el 85%. Hace unos años el puerto deportivo tenía el cartel de completo y la lista de espera superaba el año. Incluso se barajó la posibilidad de instalar nuevos pantalanes. La impresión es que últimamente la demanda se recupera. «Nos han llegado solicitudes de amarre para barcos de reciente adquisición, algunos de ellos extranjeros. Somos el puerto más barato de Asturias», asegura Bada.

Los precios dependen de la eslora, y para un barco pequeño o medio el alquiler es equiparable al de una céntrica plaza de garaje. Un amarre para uno de ocho metros cuesta unos 800 euros al año, incluyendo impuestos y la tasa que cobra el Puerto. Ahora sí, comprar el barco requiere un desembolso serio. Tomando como referencia uno de ocho metros, «entre 40.000 y 120.000 euros, aunque de segunda mano se pueden encontrar barcos muy interesantes a partir de 18.000, listos para navegar». Luego están el mantenimiento y el seguro, otros «800 euros al año entre ambos conceptos», y el consumo, gasolina o gasoil, como un turismo. «Un barco de ocho metros con un motor pequeño puede consumir entre cinco y quince litros por hora, según la potencia del motor y lo que se exprima», explica Bada.

El club imparte cursos preparatorios para la obtención de las titulaciones náutico-deportivas. Son tres, patrón de embarcaciones de recreo, de yate y capitán de yate. El primero permite pilotar embarcaciones a motor y de vela de hasta quince metros de eslora a un máximo de doce millas de la costa, mientras que los otros dos amplían la eslora a 24 metros, con la diferencia de que el de patrón de yate restringe la distancia de navegación a 150 millas de la costa mientras que el de capitán no establece ningún tipo de limitación en este sentido. Los cursos comenzarán a lo largo de l presente mes y las clases se imparten en la sede de la entidad.