El Comercio

El crucero 'Black Watch', de la compañía Fred Olsen, llega el miércoles a la ciudad

El 'Black Watch' navega rumbo a Avilés. Zarpó el viernes de Edimburgo (Reino Unido) y tras hacer escala en Lorient (Francia) y Bilbao, el miércoles recalará en Avilés. La llegada está prevista para primera hora de la mañana, con amarre en la dársena de San Agustín, junto al Niemeyer. Con 205 metros de eslora, 25 de manga y 28.613 toneladas de registro bruto, tiene capacidad parar alojar un máximo de 804 pasajeros y 350 tripulantes, pertenece a la compañía noruega Fred Olsen y ha visitado la ciudad en anteriores ocasiones. Tras soltar amarras, pondrá rumbo a hacia Ferrol, Oporto (Portugal), Honfleur (Francia), con regreso al puerto de partida.

El 'Black Watch' es el cuarto y último crucero que visita a Avilés en el presente año. De cara al próximo se esperan cinco, el 'Braemar' en dos ocasiones, el 'Boudica' -ambos Fred Olsen- el 'MS Bremen', de la compañía alemano-chilena Hapag Lloyd, y ya en diciembre el 'Saga Pearl II', de la británica Saga, que por primera vez incluye Avilés en el itinerario de sus cruceros de recreo.