El Comercio

José Luis García Arias en primer plano.
José Luis García Arias en primer plano. / MARIETA

García Arias culpa a los gestores de Melca del preconcurso de Coavisa

  • El empresario desvela que se vio obligado después de que la matriz reclamase deudas a la compañía por valor de 3,1 millones de euros

El empresario José Luis García Arias responsabilizó ayer a los actuales gestores de Cartera de Inversiones Avilés, sociedad matriz del conocido popularmente como Grupo Melca, del inicio del preconcurso de acreedores en Construcciones Avilés (Coavisa), una de las empresas participadas por el grupo empresarial avilesino. García Arias respondía de esa manera a la publicación ayer sábado de una información en la que los actuales gestores del Grupo Melca responsabilizan a García Arias de la situación en Coavisa.

José Luis García Arias explicó ayer que había solicitado el preconcurso por obligaciones legales, después de que «los liquidadores de Melca solicitasen deudas a Coavisa por valor de 3.147.996 euros a pagar en 30 días». Además, asegura que los actuales responsables del grupo empresarial fundado por él «se negaron a admitir facturas presentadas por los socios de Construcciones Avilés por valor de algo más de un millón de euros».

Así las cosas, la única salida de García Arias era iniciar el preconcurso de acreedores ante la situación de no poder hacer frente a los pagos que demandaban desde la matriz del grupo. De igual manera, comentó que convocó la junta general de accionistas a petición del resto del capital social, repartido entre dos de sus hijos y su esposa.

«Estaba obligado a atender a su solicitud, no podía hacer lo contrario, sólo he cumplido con la ley», afirmó ayer.

García Arias también recordó que el pasado 26 de septiembre había dimitido como administrador de Coavisa, empresa en la que sólo ejerció esa responsabilidad durante cuatro meses. «La situación de las filiales es responsabilidad directa de la matriz. Coavisa hacía trabajos para el grupo a coste, quedándose la matriz con el beneficio».

De esta manera, el empresario señala que la situación de las empresas del grupo es actual responsabilidad de su equipo gestor, al que acusa de haber iniciado su proceso de «liquidación».

Más preconcursos

Ayer, desvelaba que el estado preconcursal se va a extender a más compañías del grupo. Aunque, para evitar problemas a la empresa, desveló que otra de las sociedades afronta una reclamación de una deuda de 4,7 millones de euros desde el pasado 31 de agosto. «Es una reclamación indebida y es objeto de debate jurídico, pero si sigue adelante deberá presentar preconcurso de acreedores por la imposibilidad de afrontar ese pago».

José Luis García Arias reprochaba ayer al actual equipo gestor de Sociedad Inversiones de Avilés su política «de tierra quemada», rompiendo el sistema de gestión del grupo y demandando a las empresas los saldos deudores con la matriz. «Las filiales y las participadas por Cartera de Inversiones no tienen liquidez alguna. Todo se lo proporciona la matriz cuando lo necesitan. El exceso de liquidez de las filiales se deriva hacia la matriz», comentó. Su conclusión es que el actual equipo gestor «no busca la viabilidad del grupo, sino su liquidación».