El Comercio

Mayores en el paseo central de la Pista de la Exposición en la tarde de ayer.
Mayores en el paseo central de la Pista de la Exposición en la tarde de ayer. / MARIETA

El Centro Social de Llaranes se convertirá en un espacio para mayores como el de Las Meanas

  • Acogerá talleres, conferencias y actividades de interés para una población envejecida como es la de este barrio

El progresivo envejecimiento de la población en Avilés, con más de 25.000 habitantes mayores de 65 años, hace que cada vez sean más los programas que se ponen en marcha desde la administración para dar respuesta a sus necesidades. La ayuda a domicilio y la teleasistencia son los más conocidos, los que llegan a más personas y los que más recursos públicos se llevan, pero los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Avilés han puesto en marcha otras actividades con el objetivo de contribuir a que los mayores tengan un envejecimiento activo y que puedan disfrutarlo en su entorno.

Uno de los más recientes fue casi una obligación cuando Liberbank, dentro de su reestructuración por la crisis de las entidades financieras, anunció el cierre de su centro de pensionistas de Las Meanas con miles de socios. El malestar que la medida levantaba y dejar a centenares de avilesinos sin un espacio habitual de ocio hizo que el Ayuntamiento negociara un acuerdo con Liberbank para la gestión conjunta de este espacio. Desde entonces, la actividad en el centro ha crecido notablemente y ahora este modelo, pero sin la participación de la entidad bancaria, se quiere trasladar a Llaranes. Se trata de un barrio con una población notablemente envejecida y que no cuenta con un espacio de encuentro cercano, el situado a menor distancia es el de La Luz.

El pliego de las condiciones para contratar las actividades que se llevarán a cabo para los mayores en el Centro Social de Llaranes ya está elaborado. La concejala de Servicios Sociales, Yolanda Alonso, cree que este programa cumplirá con dos objetivos, por un lado ofertar actividades interesantes para la población mayor como las que se realizan en Las Meanas con talleres de gimnasia o memoria o conferencias de especialistas sobre cuestiones directamente relacionadas con los avilesinos de esa franja de edad (salud, seguridad, tiempo libre...); y, por otro, darle un mayor uso a un espacio público como es el Centro Social de Llaranes, construido hace cinco años. La inclusión del programa de mayores no significará el uso exclusivo del centro con este fin y las entidades del barrio seguirán teniendo en este centro un espacio de referencia para realizar sus actividades públicas.

En Las Meanas se oferta un amplio programa con talleres en el que también se incluyen actividades en las que colaboran otras entidades o instituciones como por ejemplo, el Consejo de Infancia o el Conservatorio Julián Orbón, la concejala responsable de este área asegura que en Llaranes también se avanzará en este camino y «especialmente en la relación con las entidades de un barrio que es muy dinámico socialmente».

Contacto directo

Uno de los objetivos de los Servicios Sociales de Avilés es conseguir que los mayores puedan permanecer en su entorno incluso cuando comienzan los problemas propios de la edad. Además de la ayuda a domicilio o la teleasistencia, Avilés lleva tiempo ofertando otro programa con este mismo objetivo, se trata de la comida a domicilio, que llega cada año a aproximadamente 45 personas que tienen alguna limitación de autonomía personal y que gracias a este recurso consiguen quedarse en sus hogares y no tener que ingresar en una residencia. Dos veces a la semana reciben en sus viviendas la comida ya elaborada para desayuno, almuerzo y cena.

En este mismo sentido preventivo, se han puesto en marcha también otros programas como las entrevistas de las trabajadoras de Servicios Sociales con los mayores de 85 años, que nunca se habían dirigido a ellas, con el objetivo de conocer de primera mano sus necesidades y a la vez informarles de los recursos que pueden encontrar para mejorar su calidad de vida o un proyecto en coordinación con los servicios de salud que pretende abordar las necesidades de personas mayores con deterioro cognitivo leve que se impulsa desde el centro de atención social de La Palmera (Carbayedo, La Magdalena, una parte de Versalles y La Carriona).

Los buenos resultados del primero de los programas ha llevado a la Concejalía de Servicios Sociales a plantearse su ampliación y reducir la edad de los beneficiarios. Según anunció Yolanda Alonso, con cargo a los presupuestos del próximo año, los avilesinos mayores de 75 años que no cuenten con expediente en Servicios Sociales recibirán la visita de las trabajadoras sociales para conocer sus necesidades.

Los Servicios Sociales han impulsado también distintos talleres en la línea de que los mayores avilesinos sean cada vez más activos, entre ellos se encuentran los relacionados con las últimas contrataciones de la teleasistencia y la ayuda a domicilio. Por ejemplo, los de animación del servicio de teleasistencia municipal que se desarrollan de forma mensual y en los que participan en cada sesión una media de quince personas. Visitas a museos, excursiones, talleres de memoria o de informática o cine forum han sido algunas de esas actividades.

El último trimestre del pasado año comenzaron talleres de teatro en los que participaron dieciséis usuarios del servicio de ayuda a domicilio y que representaron una obra a comienzos del verano como fin de esta actividad. También con usuarios de este servicio y del Centro de Mayores de Las Meanas se ha desarrollado el taller Conociendo Avilés en el que participan una media de veinte personas que recorren las calles del casco histórico de la ciudad para conocer su historia.

En materia cultural, los Servicios Sociales han puesto en marcha un programa para el préstamo de libros para personas mayores. Se trata de libros con letra grande que permite la fácil lectura y que llevan a sus casas directamente la trabajadora familiar del servicio de ayuda a domicilio. De esta actividad se han beneficiado catorce personas.

Y, aunque no gestionado por los Servicios Sociales, el Ayuntamiento también impulsa en colaboración con la Universidad el PUMUO, el programa universitario para mayores que se ofrece en todo el Principado y que en Avilés ha calado especialmente de la mano también de las actividades y talleres que se programan en las Aulas Populares (AUPA).