El Comercio

El incremento de los delitos en Avilés se frena en el tercer trimestre del año

Las autoridades junto a los policías distinguidos con las Cruces al Mérito y los galardonados con las metopas.
Las autoridades junto a los policías distinguidos con las Cruces al Mérito y los galardonados con las metopas. / MARIETA
  • La Policía Nacional, que celebró ayer su fiesta de los Ángeles Custodios, prevé finalizar 2016 con una tasa de criminalidad similar a la de 2015

Los datos de criminalidad han mejorado sustancialmente este tercer trimestre del año con respecto a los seis meses precedentes, en los que el significativo aumento de los robos con violencia sobre las personas y con fuerza en domicilios hicieron saltar todas las voces de alarma e incluso se creó una comisión de coordinación entre los distintos cuerpos de seguridad que operan en Avilés para tratar de atajar este crecimiento. Según las cifras aportadas ayer por el comisario de la Policía Nacional de Avilés, Agapito Pérez, durante el acto de celebración de la fiesta de los Ángeles Custodios, tanto en julio como en agosto y en septiembre se han producido menos infracciones penales en la ciudad.

La Policía Nacional estima que el año se cerrará en unas cifras muy similares a las del año pasado, cuando la tasa de criminalidad fue la más baja de la última década, registrándose 25 infracciones por cada 1.000 habitantes. De momento, a fecha de 30 de septiembre, la comparativa interanual arroja un ligero repunte de 2,9 puntos, mientras que en los seis primeros meses del año el crecimiento de los delitos y faltas con respecto a 2015 era del 16,9%.

Por tipos de infracciones, sin embargo, se aprecian diferencias sustanciales, y al tiempo que han descendido las sustracciones de vehículos o los robos en establecimientos, que han bajado hasta en un 40%, también se han registrado más denuncias por malos tratos, más robos con violencia e intimidación, los robos en viviendas y en el interior de los vehículos.

La Policía Nacional de Avilés también ha notado un incremento de las estafas por internet mediante el clonado de tarjetas con compras en el extranjero, así como los hurtos al descuido de móviles en establecimientos hosteleros o incluso en el propio hospital. Paralelamente, también siguen dándose algunos timos tradicionales como los de la estampita, el tocomocho o, sobre todo, los «hurtos cariñosos» que se repiten frecuentemente, y que consisten en la sustracción de joyas y otros efectos personales, fundamentalmente a personas ancianas a las que los ladrones abrazan para lograr aproximarse a ellos sin despertar sospechas.

«Es cierto que hubo un repunte en los robos a domicilio, pero gracias al trabajo callado y diario de nuestros equipos técnicos y de investigadores se consiguió detener a quienes los cometían, y desde junio ya fue mejorando la situación», recordó Pérez, quien hizo hincapié en que los culpables acaban pagando. «La Justicia, con falta de medios, será lenta pero llega, a veces cuando uno tiene su vida rehecha incluso con hijos que atender».

Sin centralita del 091

Pero no solo hizo alusión a la falta de medios de la Justicia, sino también de la propia Policía Nacional, que reconoció que sufre «necesidades de personal y medios», aunque también confió en que eso logre superarse «poco a poco, ya que se convocan más plazas». La última medida para compensar parcialmente esta falta de agentes ha sido la de unificar la centralita de recepción de llamadas del 091 en Oviedo. Allí se recibirán los avisos no solo de la capital, sino también de Gijón, Avilés, Siero, Langreo, Mieres y Luarca.

Según el comisario, este cambio se produce «por haber mejores medios técnicos y para optimizar personal», algo que se hará progresivamente en toda España. Como ejemplos puso el de la ciudad de Madrid, que tiene una sola sala unificada para las dieciocho comisarías de distrito, o la misma Guardia Civil, con una centralita por cada dos comandancias.

A la Comisaría de la Policía Nacional de Avilés se le achaca un importante déficit de agentes, además de un elevado número de bajas. Aún así, Pérez defendió que «siempre hay gente de servicio de presencia, otros de retén y las cinco brigadas con funcionarios localizables». Señaló además que «tenemos al resto de comisarías de Asturias comunicadas por autopista con rapidez y con refuerzos puntuales, si es necesario». Gracias a eso, en agosto hubo apoyo «casi diario» de dos brigadas operativas, que «incluso ahora vienen a investigar aunque no se vean».

Pérez recordó también que «Asturias es la segunda comunidad autónoma con menor índice de delincuencia, muy por debajo de la media española», y que «nos movemos en cifras bajas y en línea descendente». La alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, calificó la ciudad como «una de las más atractivas del Principado para vivir y visitar», y valoró la actuación coordinada de los cuerpos de seguridad en momentos como las inundaciones del pasado quince de septiembre.

En este sentido recordó que el pasado mes de agosto se adjudicó la redacción de un Plan municipal de emergencias, que determinará la organización de la Protección Civil, el análisis de los riesgos, las actuaciones de prevención y las acciones en casos de emergencia, tanto de circulación como de seguridad en edificios y también medidas a adoptar por los propios ciudadanos.

Despedida

El acto de los Ángeles Custodios, patronos del Cuerpo Nacional de Policía, fue el último de Agapito Pérez como comisario y sirvió también a modo de despedida. A principios del próximo año pasará a una situación de jubilación, por lo que deberá ser relevado al frente de la policía avilesina en los próximos meses.