El Comercio

La Escuela de Cerámica da forma a los premios de la Cofradía del Colesterol

Sabino González y Anabel Barrio con los proyectos presentados.
Sabino González y Anabel Barrio con los proyectos presentados. / J. P.
  • Hasta cuarenta proyectos se presentaron este año al concurso, un número mucho más elevado que en ocasiones anteriores

Una pieza abstracta que representa el recorrido de la vida y una manzana en una peana de madera y con una hoja de latón. Esos serán los trofeos que la Cofradía del Colesterol Bueno entregará a sus premiados el próximo día 15 y, como es habitual desde hace varios años, para diseñarlos han acudido a la Escuela de Cerámica.

Hasta cuarenta proyectos se presentaron este año al concurso, un número mucho más elevado que en ocasiones anteriores, de los que finalmente resultaron elegidos los realizados por Felipe Marcos Fernández Martínez, alumno del curso de moldes; y el de Begoña Ordiales Fuego, del curso de alfarería artesanal. «Este año estamos realizando tres cursos de cualificación profesional, y los profesores decidieron proponer este ejercicio como ejemplo de lo que se van a encontrar cuando terminen», señaló la directora de la Factoría Cultural, Anabel Barrio, que destacó el alto nivel de los trabajos presentados a concurso y también la confianza que cada año deposita en los alumnos la Cofradía del Colesterol Bueno.

El trabajo de Fernández se entregará al Premio a toda una vida, mientras que en el de Ordiales se lo llevará el galardonado con el Mandil. Las votaciones se produjeron ayer mismo, y en los próximos días deberán realizarse las piezas definitivas que se llevarán los premiados, que realizarán en loza y en poliéster, respectivamente.

Temas