El Comercio

Una gala de reencuentros y emociones

fotogalería

El auditorio estaba al completo minutos antes de comenzar la ceremonia. / MARIETA

  • El San Agustín, Cáritas, Favila y la Escudería Avilesina reciben el aplauso de la sociedad avilesina

  • La ceremonia estuvo marcada por la estrecha relación que une a los premiados con las personas que les entregaron las estatuillas

El pintor Hugo Fontela tenía tan solo catorce años cuando llegó a la Escuela de Artes y Oficios de Avilés a insistir a Favila que lo acogiera como alumno. Superadas las primeras reticencias debido a su corta edad, Fontela ingresó en la Escuela y comenzó a recibir unas clases que, según recordó anteanoche, le sirvieron «para descubrir la pintura» y le forjaron como artista. «Favila es la persona que ha hecho que hoy yo esté donde estoy», reconoció. Consagrado como artista y asentado en Nueva York, y reconocido con premios de prestigio como el de las Artes y las Letras de la Fundación Princesa de Girona, su presencia en los premios de LA VOZ DE AVILÉS para entregar el premio a la Acción Cultural fue todo un homenaje a su primer maestro.

La ceremonia, celebrada en el auditorio de la Casa de la Cultura, motivó también el reencuentro de José Ignacio López, presidente y fundador de la Escudería Avilesina, con el ex alcalde Manuel Ponga, uno de los regidores avilesinos que más apoyó el Rallye de San Agustín, en otro emocionado reconocimiento a un «loco divino», capaz de «hacer cosas que desde lo público no se pueden hacer», como sacarse de la chistera una prueba deportiva que llegó a ser prueba del Campeonato de España. LA VOZ reunió además al arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, con el coordinador local de Cáritas, Francisco Álvarez-Buylla, y al consejero de Sanidad, Francisco del Busto, con la gerente del Área Sanitaria III, Begoña Martínez Argüelles.

Pero si algo logró esta convocatoria del diario fue aglutinar a toda la sociedad avilesina en torno a unos premios que son ya una referencia indiscutible en la comarca y que año tras año, y ya van trece, consigue realzar lo mejor de la ciudad, dar protagonismo a quienes son un ejemplo a seguir y hacer un reconocimiento público de méritos no siempre destacados con la magnitud que se merecen.

La encargada de abrir la gala, conducida por Mónica Yugueros, fue la presidenta del consejo de administración del periódico, María Jesús Wes, que valoró la importancia de «seguir contando en nuestra sociedad con personas e instituciones que nos siguen marcando a todos el camino con su ejemplo, dedicación y buen hacer». Tras ella, el jefe de Redacción de LA VOZ, José María Urbano, se encargó de desgranar los abundantes méritos de cada uno de los premiados y de destacar el papel de este periódico en el último siglo de historia de la ciudad: 108 años «al servicio del buen periodismo y de los intereses de Avilés y su comarca».

La entrega propiamente dicha de los premios estuvo cargada de sinceridad y sentimiento de un Manuel Ponga que ha logrado no perderse ni una sola de las ediciones de estos premios, de un José Ignacio López emocionado por el reconocimiento a un trabajo de décadas, de unos Hugo Fontela y Favila que rememoraron viejos tiempos, de un arzobispo que valoró el trabajo de los voluntarios de Cáritas para devolver la dignidad a las personas, de un Francisco Álvarez-Buylla que hizo una llamada a la generosidad y la solidaridad, de un Francisco del Busto que recordó sus inicios como médico en Avilés, y de una Begoña Martínez Argüelles que quiso tener palabras para todos los profesionales que han pasado, a lo largo de cuarenta años, por el Hospital San Agustín.

El acto se cerró con las intervenciones institucionales del consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Guillermo Martínez, y de la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín. El primero destacó el papel de LA VOZ como «un periódico de calidad y compromiso, narrador en primera persona del latido de la comarca», y a sus premios como una herramienta «que reconoce lo propio y pone en valor la variedad y el carácter de la zona». Monteserín, por su parte, calificó la ceremonia como «una cita anual ineludible», y valoró que a lo largo de los trece años de existencia de los galardones se haya distinguido a personas que «miran hacia delante y lideran su camino».

Representando al diario estuvieron su director, Marcelino Gutiérrez y su director adjunto, Ángel González, además de su director general, Julio Maese, y su director gerente, Goyo Ezama. Junto a ellos hubo consejeros del Gobierno regional, alcaldes y concejales de las comarcas de influencia de LA VOZ, representantes de asociaciones y entidades empresariales, vecinales, sociales y culturales... un sinfín de avilesinos que no quisieron perderse esta cita con el periódico y sus premios.