El Comercio

Absuelven a los trabajadores de Montrasa por el encierro en las instalaciones de Alcoa

  • Quedan eximidos, por tanto, de abonar los 41.000 euros en concepto de daños y perjuicios que solicitaba la multinacional aluminera, y que la Fiscalía rebajaba a 12.685

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Avilés ha absuelto a los trabajadores despedidos de Montrasa que se encerraron durante quince días en la planta de Alcoa de San Balandrán en señal de protesta por sus despidos. Quedan eximidos, por tanto, de abonar los 41.000 euros en concepto de daños y perjuicios que solicitaba la multinacional aluminera, y que la Fiscalía rebajaba a 12.685.

La jueza ha tirado de jurisprudencia para terminar considerando que no existió delito de usurpación al tratarse de una mera «ocupación temporal» y que, debido al contacto de conflicto laboral en el que se produjo el encierro, la acción tampoco puede ser calificada como una ocupación con relevancia ilícita.

«No estamos ante un acceso perpetrado por un tercero ajeno a las instalaciones, sino de unos trabajadores que acuden el día de autos a desempeñar su actividad laboral en dicha fábrica, donde finalmente resuelven quedarse a modo de protesta», señala la jueza. La sentencia también recuerda que fue el juzgado de guardia el que les permitió continuar el encierro a pesar de que Alcoa había solicitado formalmente el desalojo, «lo que pudo llevarles a pensar que existía alguna opción de que se atendieran sus reclamaciones».

La jueza considera que las perturbaciones que produjeron fueron «de escasa relevancia», ya que se limitaron la mayor parte del tiempo a estar en una zona no destinada a la producción, sin ocasionar riesgos internos, y valora que abandonaran el encierro de forma voluntaria. Los trabajadores se han mostrado satisfechos, aunque prudentes ante un posible recurso de Alcoa.