El Comercio

El PSOE llega a acuerdos sobre las ordenanzas con todos los grupos, excepto Somos

Panorámica del término municipal de Avilés desde el pico Gorfolí.
Panorámica del término municipal de Avilés desde el pico Gorfolí. / MARIETA
  • Ahora resta que los órganos de decisión de cada partido den su visto bueno al texto final de tasas e impuestos para 2017

  • El gobierno local acepta buena parte de las propuestas de PP, Izquierda Unida, Ciudadanos y Ganemos

El gobierno municipal ha logrado allanar el camino para la aprobación de las ordenanzas fiscales que regirán el próximo ejercicio, y que se pretenden votar en la sesión plenaria ordinaria del próximo día 20. Ayer mismo cerró sendos acuerdos con el Partido Popular y también con Ciudadanos, cuando el día anterior había hecho lo propio con Izquierda Unida, y se espera que el lunes acabe de 'coser' los últimos flecos con Ganemos. Del pacto solo se ha visto excluido el grupo municipal de Somos, que presentó al gobierno una serie de propuestas para las que nunca se inició una negociación.

Este acuerdo a cinco bandas se ha logrado gracias a que el PSOE ha asumido buena parte de las pretensiones de los grupos de la oposición, mientras que en otros casos todas las partes han tenido que flexibilizar posturas para encontrarse en puntos intermedios. El resultado es un mayor abanico de bonificaciones en diversos impuestos municipales, como la plusvalía o el de construcciones, además de un cambio de planteamiento en otros.

El pacto aún no está cerrado, ya que está pendiente de ser ratificado por los órganos de decisión de cada partido pero, en general, los grupos se dan por satisfechos del resultado, y casi nadie duda de que, finalmente, las ordenanzas podrán salir adelante con la aprobación mayoritaria del Pleno.

Varios de los cambios introducidos con respecto al planteamiento inicial del gobierno tienen que ver con el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, cuyo tipo quedará reducido al 0,071, «con bajadas progresivas para años sucesivos», según explica la concejal de Ciudadanos, Carmen Pérez Soberón. El tipo actual está en el 0,0725, y el PSOE ya planteaba bajarlo para compensar parcialmente la subida del recibo debida a la revisión catastral. El PP partía de una posición más ambiciosa, que suponía la congelación del recibo. «Hemos llegado a un tipo intermedio, pero somos conscientes de que el Ayuntamiento necesita ingresos para hacer frente a los 2,5 millones de euros que debe aportar al plan de Desarrollo Urbano Sostenible para recibir los 10 millones de fondos europeos», defiende el edil popular Alfonso Araujo, satisfecho con el acuerdo.

El IBI, además, aplicará un recargo a las viviendas vacías propiedad de entidades financieras, y estas también serán gravadas con una tasa a los cajeros automáticos en la vía pública, una petición que habían lanzado desde los grupos de izquierdas.

Otro de los planteamientos que habían sido lanzados desde varios grupos era la flexibilización de las condiciones de pago de la ORA para residentes, que podrán disponer de una tarjeta mensual en lugar de verse obligados acudir cada día al parquímetro para abonar los 15 céntimos que les cuesta el estacionamiento.

La plusvalía en casos de herencias será progresiva, y se abonará en función de la renta de los contribuyentes, y no del valor catastral del inmueble, llegándose a aplicar bonificaciones de hasta el 95%. Esta idea partía del Partido Popular, pero otros grupos, como Ciudadanos, también la han recibido con agrado. En lo que respecta a la 'viñeta', se aplicarán rebajas a los vehículos eléctricos, y habrá otra serie de bonificaciones en otros impuestos como el de construcciones, que premiará a las empresas que generen nueva actividad económica.

No todos los planteamientos de los grupos han sido aceptados, sino que algunos se han quedado en el cajón. Entre ellos la creación de una tasa diferenciada para los pequeños comerciantes por el suministro de agua que, sin embargo, el PSOE ha accedido a analizar en el futuro. «Se han comprometido a hacer un estudio de impacto, que vemos razonable toda vez que el servicio se presta en régimen de concesión, pero vamos camino de encontrar una solución», asegura Araujo. Las negociaciones parecen haber llegado a buen puerto, justo a tiempo para su aprobación este mismo mes.