El Comercio

Los directores de los centros, «muy satisfechos» con la nueva empresa

En los menús correspondientes al invierno abundan las legumbres y los potajes.
En los menús correspondientes al invierno abundan las legumbres y los potajes. / JOSÉ PRIETO
  • Ausolan-Alprinsa afronta su segundo año al frente de la prestación con referencias positivas de todos los colegios

Durante la reunión de control escolar celebrada a finales del pasado mes de septiembre, el balance del primer año de la empresa Ausolan-Alprinsa al frente de los comedores fue uno de los temas más comentados. En este encuentro estuvieron presentes todos los representantes de los centros educativos públicos de la comarca y Yolanda Alonso, concejala de Educación, a quien trasladaron todas sus impresiones y preocupaciones de cara al nuevo curso recién comenzado. La propia Alonso asegura que la felicitación por la renovada gestión de los comedores fue «unánime», a lo que la edil añade sentirse «igualmente satisfecha».

La reducción de precios de matrícula que firmó la recién llegada compañía el año pasado hizo sospechar al principio a algunos padres y docentes que esto se podría traducir en una bajada en la calidad del servicio. Pero nada más lejos de la realidad; las prestaciones no sólo mantuvieron los atributos básicos, sino que además se renovaron para adaptarse a los nuevos tiempos. El cambio más evidente fue el relativo a la comunicación con las familias de los niños.

Los menús que se servirán hasta el próximo mes de diciembre ya se pueden consultar en la página web de la empresa y en las de aquellos colegios con plataformas actualizadas. El objetivo de este adelanto, más que el de informar a los padres de lo que van a comer ese día sus hijos, es establecer unas pautas que se vean respaldadas en cada casa a la hora de la cena. De poco o nada sirve la buena nutrición en los centros si esta después no se completa con una cena equilibrada, ligera y a una hora temprana. Por este motivo, en la misma hoja informativa sobre los menús, las familias también disponen de algunos consejos para hacer frente a esta preparación.

«La parte nutricional está muy controlada, ninguna comida supera las 800 calorías recomendadas para los niños, pero además a ellos les encantan todos los platos servidos», apunta Yolanda Alonso. De todas formas, el sistema ideado para alertar a los tutores de los posibles malos hábitos alimenticios de los más pequeños ya está en funcionamiento, por lo que los responsables de cada comedor público mantienen un contacto diario con las familias. Otras promesas como la de no mantener la comida en los centros durante todo el fin de semana o la de incluir la figura de la coordinadora de cuidadoras para mantener al Ayuntamiento, parte contratante, informado también se han llevado a cabo durante este primer año de gestión.

Consolidación en el Norte

La empresa Ausolan, especializada en servicios de catering en toda España y afincada en Guipúzcoa, completó a finales de 2013 la compra del 100% de otra compañía, Alprinsa, para crear la unión que opera actualmente, Ausolan-Alprinsa. Con esta adquisición, la primera sociedad incorporaba a sus filas las dos cocinas centrales situadas en Llanera y Medio Cudeyo (Cantabria), aumentando de esta manera a trece el número de instalaciones productivas repartidas por todo el estado.

Así, Alprinsa aportó las estructuras necesarias para asentar la presencia de su comprador en el noreste del país, uno de los aspectos que jugó más a favor de la realización de la operación. Ausolan se aseguró poder acercar sus prestaciones al cliente final manteniendo su capacidad lucrativa, que hasta entonces suponía un hándicap al crecimiento en este área geográfica.

Esta empresa astur-cántabra ofrecía en el momento de la compra un total de 4.000 menús diarios y estaba especializada en el sector escolar. Todas estas prestaciones se mantuvieron tras la adquisición por parte de Ausolan, que vio incrementada en 400 su plantilla de trabajadores -hasta llegar a los 9.000 aproximadamente- y se consolidó como un referente en la zona.

Sin ir más lejos, el Ayuntamiento de Castrillón hizo público el pasado mes de agosto la contratación por un año de Ausolan-Alprinsa para llevar los comedores escolares de los colegios públicos El Vallín y Manuel Álvarez Iglesias y de la escuela de infantil Infanta Leonor, propuesta que se impuso a otras dos.