El Comercio

Somos dice que la prioridad del PSOE «es aislarnos, no mejorar la fiscalidad»

Concejales de Somos, en primer plano, con el grupo del PP al fondo en un Pleno municipal.
Concejales de Somos, en primer plano, con el grupo del PP al fondo en un Pleno municipal. / MARIETA
  • Primitivo Abella corrige las cifras del pacto con el resto de grupos y asegura que el IBI subirá «un 5,1% para las viviendas y un 2,2% en los inmuebles de más de cinco millones de valor catastral»

Somos Avilés no está de acuerdo ni en el fondo ni en las formas del acuerdo entre el resto de grupos municipales sobre las ordenanzas fiscales, auspiciado por el PSOE. En las formas, porque Somos considera que la puesta en escena de ese pacto refleja que «la prioridad del PSOE en el debate de ordenanzas no es mejorar la fiscalidad, sino aislarnos». y En el fondo, porque según sus cálculos, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) subirá «un 5,1% para las viviendas y un 2,2% en el caso de los inmuebles de más de 5 millones de euros de valor catastral».

Según afirmó ayer el concejal de Somos Primitivo Abella, «en el debate de ordenanzas se ha visto que la obra de teatro tenía finalmente el guión que nos temíamos. Da igual las propuestas que hagamos, si las hace Somos Avilés se rechazan sin más». El edil relaciona un cambio de actitud del PSOE en Avilés con el contexto de la crisis socialista a nivel nacional y un posible acercamiento al Partido Popular. «Aunque en el encuentro que tuvimos parecía que estaban de acuerdo en introducir las propuestas que menos confrontaban con la política fiscal del PSOE, al final se impuso el golpe de Ferraz y la deriva del PSOE hacia el acuerdo tácito con el PP. La lucha interna del PSOE afecta a las ordenanzas fiscales de Avilés porque el PSOE vuelve la espalda a Podemos y muestra sonrisa al PP», aseguró Abella.

Un ejemplo de ese presunto aislamiento de Somos que buscaría el gobierno local socialista es, para el edil de la formación morada, la tasa a los cajeros automáticos. Para Abella, «resulta sorprendente que nuestra propuesta de tasa -de 300 euros en la zona comercial- desarrollada el año pasado en forma de ordenanza articulada, que entonces fue rechazada porque decían que desincentivaba la actividad económica, y que de nuevo presentamos para 2017, se acepta ahora simplemente porque la presentan también otros grupos». Esto lleva al concejal de Somos a concluir que «si lo proponemos nosotros, no vale; si lo proponen otros, sí. No se analiza la propuesta, se considera al proponente».

Respecto al acuerdo en torno al IBI, aquí la voluntad es, según Abella, «evitar la propuesta de tipos diferenciados de Somos Avilés, y para ello se subirá la cuota a las familias un 5,1%. Tanto el PSOE como el PP mienten en los datos sobre la subida del IBI, o bien no saben hacer cálculos de proporcionalidad».

La formación morada impartió ayer docencia sobre fiscalidad a través de una nota de prensa en la que explica que «cuando se decía desde el equipo de gobierno que a una subida de la base del 6,8% y una bajada del tipo de 0,725 a 0,715 le corresponde una subida media del 3,7%, le podrá responder un estudiante de la ESO que eso es falso. Y cuando el PP afirma que gracias a la bajada consensuada con ellos al 0,71 el recibo sólo subirá un 2%, entonces empezará a pensar que en política las reglas de la aritmética no funcionan, que la tabla de multiplicar del PP no es la misma que la que se estudia en las escuelas».

Según defendió ayer Primitivo Abella, la subida media de unidades catastrales «es, con este acuerdo, del 4,6%, pero es que en la media se incluyen también las unidades no residenciales de mayor valor que sufren un incremento menor por efecto de la revisión catastral de 2012. Para los doce inmuebles de más de 5 millones de euros de valor catastral la subida media será del 2,2%. Las unidades residenciales subirán la cuota un 5,1% para el año próximo y la subida media de los recibos de las viviendas será de 15 euros».