El Comercio

1.215 usuarios utilizan este curso los servicios de los comedores escolares públicos

Un grupo de niños, en el servicio de comedor escolar que oferta el colegio público de El Quirinal.
Un grupo de niños, en el servicio de comedor escolar que oferta el colegio público de El Quirinal. / JOSÉ PRIETO
  • La cifra asciende a 1.565 con la atención temprana, unos números muy similares a los del año pasado

Los colegios públicos de Avilés afrontan desde el pasado 13 de septiembre un nuevo curso lectivo, en el que, además de las clases, se incluyen otras actividades como las extraescolares y los comedores. Estos últimos comenzaron al mismo tiempo que la vuelta de los niños a las aulas, con la voluntad de ofrecer un servicio completo que responda a las necesidades de todos los padres y tutores que se esfuerzan por conciliar la vida familiar con la laboral. La empresa de catering Ausolan-Alprinsa firma el contrato con las escuelas por segundo año consecutivo y recoge unas cifras totales de usuarios muy similares a las de 2015.

Como ya sucedió entonces, la asistencia se reduce de forma casi imperceptible, concretamente en los 38 usuarios que separan la cifra de 1.253 servicios fijos y esporádicos de desayuno y comida de 2015 con los 1.215 equivalentes a este año. No obstante, aún es pronto para comparar en firme estos números, ya que las matriculaciones a los servicios de comedor permanecerán, como siempre, abiertas durante todo el curso escolar. Esta filosofía va en la misma línea de asistencia a las familias presentada, entendiendo y anticipándose al posible cambio de circunstancias que puedan experimentar a lo largo de estos meses. Estas fluctuaciones se han traducido en las últimas ediciones en unos cien usuarios finales más.

Comparando los datos desglosados, se puede apreciar la reducción en el número de niños matriculados como fijos en el horario de comida, que pasan de los 472 a los 437 actuales. La asistencia fija al desayuno también baja hasta los 78 escolares, quince menos que el año pasado. Sin embargo, crecen los asistentes esporádicos al desayuno -los 272 matriculados por estas fechas hace un año pasan ahora a 284- y se mantienen exactamente en la misma cifra, 416 niños, los servicios esporádicos en el horario de comida.

En cuanto a los demandantes de atención temprana, servicio que permite la asistencia del niño al centro antes del horario de clases pero sin desayuno, se sitúan en 48, los usuarios fijos, y en 302 los ocasionales.

En total, 1.565 usuarios si se tienen en cuenta todas estas prestaciones, 515 fijos y 700 esporádicos más los 350 de atención temprana. La proporción de alumnos de colegios públicos que usan el comedor escolar se mantiene, por tanto, en torno a uno de cada cuatro.

El Quirinal continúa siendo con una amplia ventaja el centro con más inscripciones debido al gran número de escolares que acoge: 509 usuarios, 33 más que el año pasado y un 32,5% del total. El Enrique Alonso y el Palacio Valdés se mantienen en este particular podio con 309 y 195 inscripciones, respectivamente.

La lista la completan el Marcelo Gago con 109, el Apolinar Hevia con 95, Versalles y Villalegre con 92 usuarios totales cada uno, el Poeta Juan Ochoa con 68, el Marcos del Torniello con 60 y el de Llaranes con 36, todos en el turno fijo de comida. Aunque este último sea el que cuenta con menos niños inscritos, destaca su entrada en la lista porque el año pasado no registró ninguna solicitud, como es el caso ahora del colegio Virgen de las Mareas. Por su parte, el centro de La Carriona-Miranda y el Colegio de Educación Especial de San Cristóbal también ofrecen servicios de comedor, pero de forma propia.

Se ha optado por mantener los precios de su primer año al frente de los servicios, cuando ya experimentaron una rebaja respecto a 2014. De esta manera, los precios por día y usuario van desde los 4,30 euros de la inscripción esporádica para la comida hasta los 1,09 euros de la atención temprana tanto en la modalidad fija como en la esporádica. Entre medias se sitúa el precio por usuario fijo de comida en 3,81 euros, el de inscripción esporádica de desayuno en 2,06 euros y el de fija de desayuno en 1,86 euros.

Los recursos económicos que destina la administración a las bonificaciones del coste de la matrícula exigirán a su vez los mismos criterios que la pasada edición. Recibirán un 30% del total aquellas familias que cobran entre el 90 y el 110 del porcentaje del IPREM, un 50% las que lo hagan entre el 60 y el 90%, y un 80% las que ingresen menos de un 60% de este indicador. A falta de computar las solicitudes de octubre, la concejalía de Educación cifra en 345 las familias que han pedido dicha ayuda hasta ahora.

Temas