El Comercio

Avanza vuelve a imponerse en las elecciones del personal municipal laboral

Lectura de las papeletas en la sala de estudios de Conde del Real Agrado.
Lectura de las papeletas en la sala de estudios de Conde del Real Agrado. / MARIETA
  • El sindicato obtiene cuatro de los nueve delegados en liza en estas votaciones repetidas, por tres de Usipa, uno de UGT y otro de CC OO

El sindicato Avanza volvió a imponerse ayer en las elecciones al personal laboral municipal, obteniendo cuatro de los nueve delegados que se disputaban y con una amplia ventaja sobre el segundo sindicato, Usipa, que obtuvo tres. Mientras, UGT y CC OO se quedaron con un único delegado. Los resultados con muy similares a los obtenidos en mayo, con la única diferencia de que entonces CSIF obtuvo un representantes mientras que CC OO se había quedado sin ninguno.

«Estamos muy contentos y muy agradecidos, nos hemos quedado a tan solo tres votos de la mayoría absoluta», comentaba ayer Ángel Luis Fernández, presidente de este sindicato de reciente creación. En el colegio de técnicos, Avanza consiguió su mayor ventaja, con 47 de los 100 votos emitidos, que le valieron dos delegados. Usipa, con 20 votos, UGT con 17 y CC OO con 10 obtuvieron un delegado cada uno. En el colegio de especialistas Avanza consiguió 41 de los 89 votos depositados en la urna, lo que supone dos delegados. Usipa, por su parte, se llevó los otros dos representantes gracias a los 35 votos conseguidos.

La participación fue muy elevada, alcanzado el 87,7% de los trabajadores con derecho a voto, un porcentaje superior a aquellos que habían votado en el mes de mayo, en las elecciones que fueron anuladas por un juez debido a una denuncia de UGT ante la Unidad de Mediación, Arbitraje y Conciliación. Usipa presentó un recurso, pero nada hizo cambiar la decisión. En el mes de julio hubo que iniciar de nuevo este segundo proceso electoral, que también cuenta con muchas posibilidades de ser anulado. De hecho, el miércoles se conoció un laudo arbitral de la misma UMAC, que solicitaba su paralización.

En esta ocasión la denuncia partía de Usipa, que sostenía que deberían elegirse trece representantes y no únicamente nueve, ya que deben contarse también las jornadas laborales del personal eventual a la hora de hacer el cálculo de delegados, algo que el Ayuntamiento no había hecho.

Los plazos

Las mesas tomaron la decisión de mantener el calendario previsto el pasado viernes, con la campaña ya finalizada, argumentando que el laudo aún no era firme y, por tanto, los comicios podían no ser anulados finalmente. Si nadie recurre esta decisión arbitral, estas votaciones se quedarán en papel mojado, y los trabajadores laborales del Ayuntamiento serán citados nuevamente a las urnas en un plazo aproximado de un mes y medio. Si hay recurso, todo dependerá de la decisión judicial.

La opinión generalizada es que habrá que volver a votar una tercera vez, pero Avanza critica que con todo esto lo único que se consigue es «no solo que no se logren determinadas cuestiones, sino que ni siquiera se puedan abordar», lamenta Fernández.