El Comercio

El Centro de Profesores realiza dos acciones formativas cada jornada escolar

La directora del CPR, Begoña Jiménez, en el centro, ayer junto a parte de su equipo.
La directora del CPR, Begoña Jiménez, en el centro, ayer junto a parte de su equipo. / MARIETA
  • El CPR inicia su actividad este mes con un curso práctico sobre la atención plena para la gestión del aula, uno de los talleres que cada vez tiene mayor demanda

El Centro de Formación del Profesorado (CPR) Avilés-Occidente inicia este mes su actividad. Cada curso realiza una media cercana a las dos acciones formativas al día. El curso pasado llevó a cabo 225 en los 33 concejos de su ámbito, formado por la comarca de Avilés y el Occidente asturiano desde que se fusionaron los tres centros que operaban en estas zonas.

Uno de los primeros cursos será el que lleva por título 'La práctica de la atención plena para la gestión del aula'. Se trata de una acción que es específica del CPR avilesino y en la que trabajan desde hace años. Según explica su directora, Begoña Jiménez, «su objetivo es capacitar al profesorado para aprender a controlar el estrés con técnicas de respiración, por ejemplo, una práctica que luego la aplican en el aula a la hora de solucionar conflictos». Se trata de un taller que cuenta cada vez con una mayor demanda y, de hecho, el Centro de Profesores suele ofertar dos o tres al año.

El CPR cuenta con un equipo docente formado por seis profesores más la directora, al que se suman tres administrativos. Todo ello para atender la demanda de 145 centros educativos que conforman este ámbito. Precisamente, en este momento el centro está en el proceso de recibir las peticiones específicas sobre formación que puedan enviar las direcciones de estos centros. Según explica la directora, «priorizamos dar respuesta a esta demanda porque entendemos que es la que más impacto puede tener al ser solicitada por los propios docentes». El corto equipo del CPR se encarga de procesar todas las que se reciben para después establecer las líneas de trabajo y dar respuestas a las necesidades formativas que plantea el propio profesorado «aprovechando muy bien los recursos dada la dispersión que existe».

Otra de las patas de la formación son seis itinerarios ya diseñados en los que se pueden inscribir los centros educativos y este plazo también está abierto ahora. Las temáticas que se abordan en cada uno de ellos preocupan prácticamente a todo el profesorado. Por ejemplo, una de ellas es la civerconvivencia, «un tema delicado y preocupante con muchas visiones para el que el profesorado necesita una solución pedagógica», apunta Begoña Jiménez.

Son itinerarios ya iniciados el curso pasado y en los que ya se han visto resultados, como los del Programa Cambia, «en el que el colegio analiza el uso de espacios comunes como el patio desde una visión coeducativa y el propio centro hace propuestas de cambio que pone en marcha», destaca la directora del CPR. Los otros cuatro que se ofertan son los destinados a analizar la importancia de lo emocional en el aprendizaje, la incorporación de metodologías activas en el aula, la mejora de la competencia comunicativa y metodologías activas en Formación Profesional.

Otra de las líneas de trabajo se basa en la firma por parte de los centros educativos de un contrato-programa con la Consejería de Educación con una duración de cuatro años en los que el centro va haciendo un diagnóstico global sobre su actividad e introduciendo cambios en aspectos mejorables siempre acompañados por la formación que ofrece el CPR. En el ámbito del de Avilés hay nueve centros inscritos, entre ellos el Colegio de San Cristóbal o los institutos de La Magdalena y Los Campos. Hoy se celebra en Oviedo la jornada inaugural con la participación de todos los centros. El Colegio Rural Castrillón-Illas se suma este año al programa.

En este curso, los especialistas en pedagogía terapéutica y orientación educativa, así como maestros de audición y lenguaje van a contar con una formación específica que arrancará en noviembre. En el curso se abordarán cuestiones relacionadas con la adquisición de la lectura y la escritura. Cuenta con 65 plazas, pero si la demanda es superior podría repetirse.