El Comercio

El PSOE critica que Somos se «apee» del diálogo de las tasas

  • Raquel Ruiz, concejala de Hacienda, asegura que la formación morada puso dificultades «desde el primer momento» y ya ha presentado una enmienda

La concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, criticó ayer la actitud del grupo municipal de Somos en la negociación de las ordenanzas fiscales del próximo ejercicio, asegurando que es la formación morada la que se ha «apeado» de las mismas al registrar, el pasado viernes, «una enmienda para que pueda ser debatida en un punto aparte en el Pleno, cuando la propuesta del gobierno no está aún definitivamente cerrada», explica.

Ruiz asegura que Somos mostró desde el principio «falta de voluntad por intentar llegar a un acuerdo» y les acusa de negarse a hacer aportaciones constructivas. «Nuestra voluntad y disposición ha sido y es evidente: hemos negociado con todos los grupos y hemos asumido las propuestas en las que hubo un consenso», dice la edil, que recuerda que en el propio documento de propuestas que Somos les entregó en la segunda reunión que mantuvieron, se recogía que iban a «intentar dialogar con el gobierno local. Fácil no va a ser».

La concejala de Hacienda defiende que algunas de las propuestas de Somos eran «de todo menos razonables», y pone como ejemplo su intención de «subir los impuestos a la industria avilesina, el sector más productivo de nuestra ciudad y generador de empleo». Ruiz considera que Somos «se limita a hacer un corta y pega de las propuestas de otras ciudades que no tienen nada que ver con la realidad industrial de Avilés» y rechaza que se aplique un recargo a empresas industriales y grandes superficies.

«Realizan un análisis simplista de una realidad muy diferente a la de Avilés, lleno de frases hechas», considera Ruiz, que lamenta además que se critique un acuerdo con el Partido Popular. «Lo que hemos hecho ha sido incorporar propuestas de todos los grupos, no solo de este, como son las de Ciudadanos, Izquierda Unida y Ganemos», explica la concejala.

A su juicio, estas incorporaciones han servicio para incluir una serie de bonificaciones en varios impuestos «que beneficiarán a las personas, no a unas siglas determinadas», y que permitirán, entre otras cuestiones, una modificación en la plusvalía municipal que llevará a que, en casos de herencias de vivienda habitual, se establezcan bonificaciones en función del nivel de renta de los herederos. Avilés se convertirá así en el primer concejo asturiano en tener una «plusvalía social», como se ha dado en llamar a esa medida.

Otras de las incorporaciones al planteamiento inicial del gobierno han sido las bonificaciones a los vehículos limpios en la viñeta, un recargo en el IBI a las viviendas vacías que se encuentren en manos de entidades bancarias o la imposición de una tasa a los cajeros automáticos, aportaciones todas ellas de los grupos de izquierdas. También se ha establecido el tipo del IBI en un 0,71.