El Comercio

Más de diez años de tramitación e incertidumbre

La investigación de la Agencia Tributaria sobre las cuentas de Antón e Hijos se efectuó a comienzos de 2006. La instrucción se alargó y hasta 2013 no se celebró juicio, la sentencia fue anulada por la Audiencia Provincial y se devolvió la actuación al juzgado de instrucción, que condujo al juicio del pasado mes de septiembre. Han sido diez años de incertidumbre para las empresas implicadas y en los que incluso una de las personas imputadas falleció. Tanto tiempo ha transcurrido que los delitos imputados a dos de los acusados prescribieron, como señala el propio juez en la sentencia.