El Comercio

Los inquilinos de los Franciscanos preparan su traslado a San Nicolás

Los párrocos de Santo Tomás y San Nicolás explicaron ayer los pormenores de la operación.
Los párrocos de Santo Tomás y San Nicolás explicaron ayer los pormenores de la operación. / MARIETA
  • Los párrocos de ambas iglesias explicaron ayer los detalles de la venta del convento para la instalación en Avilés de la curia de Lumen Dei

Como suele pasar en este tipo de operaciones, los afectados son los últimos en enterarse de las noticias. Es el caso de los miembros de las distintas cofradías y colectivos que aún a día de hoy desarrollan su actividad en el convento de Carlos Lobo, que hasta hace poco era propiedad de los Franciscanos: la Cofradía de La Borriquilla, la de la Virgen de Fátima, la Orden Franciscana Seglar y Cáritas Parroquial. El edificio cambia ahora de manos para pasar a ser gestionado por el movimiento religioso Lumen Dei.

El párroco de Santo Tomás, Ángel Fernández Llano, explicó ayer en una de las últimas reuniones que celebrarán estos grupos en esta sede los pormenores de la operación. Lo acompañó Alfonso López, párroco de San Nicolás. «Quisimos juntarlos a todos para que no hubiese cabida a malentendidos y para empezar a hablar del traslado a San Nicolás», comentaba antes del comienzo del encuentro. Pese a la reubicación, ningún colectivo verá su actividad alterada o comprometida. «Se les transferirá a las dependencias de San Nicolás de Bari, allí hay espacio para todos y estoy seguro de que no costará adaptarse a esta nueva dinámica», concluyó.

Temas